Julio Castellanos: Más casos…

Julio Castellanos - Notitarde

Cuando tuvimos las primeras noticias sobre el Coronavirus y se anunciaron los primeros casos en el país, busqué información de profesionales y personas con experiencia en administración de desastres y servicios de salud. Siendo, como lo soy, un profesional de otra área de conocimiento, no espero dar cátedra sobre estos temas. No obstante, como activista político en la oposición, en la alternativa democrática, mi deber es efectuar a tiempo las recomendaciones, sugerencias y críticas a la acción de gobierno. Lamentablemente, el gobierno de facto no ayuda en nada a la transparencia y con ello elimina la posibilidad de efectuar recomendaciones con criterio informado, eso por decirlo de forma amable, lo que prevalece es la mentira oficial y la opacidad.

Sin embargo, a nivel local, las mentiras tienen las patas aún más cortas. En el caso del municipio Libertador, hace casi dos meses, cuando aún no teníamos casos de Coronavirus en el municipio, usé este espacio para publicar dos trabajos donde alertaba sobre aspectos que la miopía del alcalde le impidió (y le sigue impidiendo) atender: 1) El colapso de los cementerios, lo cual puede provocar, si se incrementan exponencialmente los casos, que tengamos un manejo catastrófico e indigno de los cadáveres y 2) La insuficiencia de camas hospitalarias en Libertador. Solo tenemos 150 camas que apenas podemos calificar de hospitalarias (el estándar internacional es una por cada mil habitantes y en Libertador tenemos 300 mil ciudadanos). La respuesta que tuve de la administración pública municipal fue el silencio.

En ese instante apenas teníamos menos de 20 casos en todo el país, hoy tenemos una treintena de casos confirmados en Carabobo por el Gobernador Rafael Lacava y los primeros casos en Tocuyito. El tiempo se acorta para tomar una actitud diferente a nivel local y empezar a tomar el asunto con la seriedad debida. La Cuarentena fue flexibilizada sin que se aplane la curva, Tocuyito se muestra con gran cantidad de personas circulando todos los días en sus calles, las medidas de higiene han sido relajadas y, peor aún, el Concejo Municipal no ha legislado en materia de medidas de bioseguridad en transporte, prestación de servicios, funcionamiento de comercios, créditos adicionales para la dotación de servicios de conectividad públicos y claro, niño que chilla y mamá que lo pellizca, tampoco el alcalde ha hecho otra cosa que lo que reactivamente le ordenan desde Caracas que, aunque no deja de ser importante, claramente es insuficiente, es decir, la limpieza de espacios públicos.

El alcalde, obedeciendo criterios más partidistas y propagandísticos que ejecutando una política pública digna de ese nombre, instaló una “Mesa de Diálogo Municipal”. Allí concurren la Cámara de Comercio de Libertador y algunos partidos políticos minoritarios, creo que tal iniciativa poco puede generar dado que las reuniones son a puerta cerrada y con una agenda secuestrada por las “líneas” nacionales, mi partido no asiste dado que 1) Ese formato que ya describí no se ajusta a los criterios de participación ciudadana previstos en la constitución vigente (es decir, cabildo abierto conforme al artículo 70 de la carta magna) y 2) Mal podemos reunirnos con voceros del gobierno que hoy nos ilegaliza y nos reduce a la clandestinidad a punta de sentencias del TSJ gobiernero y persecución contra los dirigentes. Esto último es una amenaza contra la integridad de nuestras siglas, nuestras sedes y nuestras vidas.

Lo que si puede ser significativo y responsable a nivel municipal es que se conforme un gobierno de emergencia local, con miembros paritarios de los partidos mayoritarios (con partidos de cartón muy poco serio y útil se puede hacer) y, con criterio y altitud de miras, podamos dar respuesta a los problemas de la gente. El alcalde puede o no seguir en esas responsabilidades, pero deberá entender que el gabinete (a diferencia de su actual corte de aduladores) tendría condiciones de órgano colegiado. ¿Qué eso es díficil? Claro que lo es, nada es fácil en esta vida. No obstante, la alternativa es tener lo que hoy tenemos, más y más casos de Coronavirus y un gobierno viéndose el ombligo. ¿Podemos conformar un gobierno de emergencia entre quienes hoy somos enemigos? Claro que sí, solo los enemigos hacen las paces, pero más importante en este caso es que nuestra enemistad pierde sentido ante una pandemia que amenaza de muerte a todos, sin excepción.

Nota de Denuncia:

Los adultos mayores se encuentran efectuando largas y peligrosas colas que violan las recomendaciones de distanciamiento social en los Bancos de Tocuyito, la alcaldía debe emplear funcionarios para ordenar de la mejor forma posible a los clientes bancarios para mitigar los riesgos inherentes.

Julio Castellanos / jcclozada@gmail.com / @rockypolitica