Julio Castellanos: Desinversión Vial

Julio Castellanos - Notitarde

El municipio Libertador (Carabobo) parece la superficie de la Luna, su vialidad tiene más huecos que asfalto, lo mismo sucede en las vías principales como en las secundarias. No es la primera vez que lo denunciamos en este espacio, no obstante, hoy comentaré el caso de la vialidad Tocuyito–Pirapira cuya extensión comunica a varias comunidades y, a la vez, es una carretera que sirve al productor agrícola para sacar sus mercancías a la ciudad.

Algunas comunidades que se sirven de esa carretera son El Oasis, San Pablo Valley, El Encanto, Colinas de Carrizales, Barrerita, La Arenosa, El Tigre, entre otras, es decir, una población importante que requiere de esa vialidad de forma cotidiana. Los vehículos particulares, los vehículos de carga y el transporte público padecen de forma crónica la falta de asfalto y el exceso de huecos, la suspensión y el tren delantero de cada automóvil se daña e implica un alto costo de reparación cuyo desembolso no saldrá del bolsillo del Alcalde Juan Perozo, saldrá del trabajo diario, del sudor de la frente, de cada ciudadano.

¿Qué impide al alcalde reparar la vialidad? Esa es la pregunta de las mil lochas. Por lo que dicen los comerciantes en el municipio, la voracidad fiscal está a la orden del día, es decir, si algo está haciendo la alcaldía es cobrar altísimos impuestos. Por otra parte, tampoco se puede decir que no hay empresas asfaltadoras, primero, la misma gobernación dice tener como parte de sus activos “la planta asfaltadora más moderna” ¿será que la gobernación no le puede suministrar asfalto a la alcaldía?. Segundo, en Barrerita, existe una planta asfaltadora privada, la obvia cercanía reduciría los costos de flete… pero tampoco esa opción se toma. Vuelve entonces la pregunta ¿por qué no se repara la vialidad?.

En todo caso, corresponde informar que los transportistas, los dueños de vehículos particulares y hasta los que andan en bicicleta me han hecho el pedido que exponga este problema público en este espacio. Todos ellos recuerdan, cada vez que caen en un hueco, el nombre y apellido del alcalde. Si el alcalde quiere buscar la reelección, pues sería recomendable que la forma de recordarlo sea otra.

La verdad sea dicha, la forma correcta de resolver los problemas públicos, como la vialidad (y todos los demás porque aquí no hay hueso bueno), es que las autoridades se reúnan con los vecinos. En todas la comunidades que visito el comentario es el mismo: “aquí no hay gobierno” me dicen. No cuesta nada salir de la alcaldía y visitar comunidades, hablar con la gente y escuchar sus problemas, de hecho, al menos hablar y dar la cara por lo no hecho sería una muestra de sinceridad y seriedad. ¿Será que se puede o es mucho pedir?

Julio Castellanos / jcclozada@gmail.com / @rockypolitica