Karla Oviedo: Clasismo chileno y los venezolanos en tiempos de pandemia

Clasismo-Notitarde
No perjudica solo a los venezolanos, sino a la población en general, soportando el trato clasista. Foto: Agencia

Clasismo chileno y los venezolanos en tiempos de pandemia. Actualmente en Chile habitan aproximadamente 400.000 venezolanos; según la base de datos del gobierno y el Departamento de Extranjería.

Asimismo, los migrantes se han visto afectados por el racismo social que se vive en este país, exactamente la desigualdad en el acceso a servicios básicos como la salud o la educación y por supuesto en el ámbito laboral.

Aunque, no perjudica solo a los venezolanos, sino a la población en general, soportando el trato clasista.

Existen dos tipos de clases, el 90% de la ciudadanía es caracterizada como clase baja; el otro 10% son la elite (personas adineradas). Así lo informó un entrevistado valenciano residenciado en la ciudad de Santiago.

Clasismo chileno

Para la investigadora Maya Zilveti del PNUD (el organismo que ha elaborado el pionero informe Desiguales): Este tipo de situaciones en la que alguien discrimina o estigmatiza a otra persona por su origen social «son experiencias comunes en Chile; no anécdotas”.

Realmente existe un problema estructural de nuestra sociedad; específicamente en este país, además de otros alrededor del mundo.

Las personas que pertenecen a los grupos de menor nivel socioeconómico reportan mayoritariamente un trato indigno.

Los lugares donde más se experimenta la discriminación son los puestos de trabajo, la calle, los servicios de salud, el transporte; las oficinas del servicio público y en los comercios.

¿Cómo influye el tema del coronavirus a los venezolanos que no están bancalizados?

Jonathan vivió en Valencia, Venezuela, se mudó Chile hace 3 años exactamente; comenta que actualmente tiene un trabajo “estable” una posición económica con la que puede mantener a su familia y cubrir los gastos necesarios que esta requiere.

Pero, se ha visto preocupado porque la compañía donde labora que se encuentra exactamente en una comuna (pudiente) fue cerrada por generarse los primeros brotes de COVID-19. Por este motivo; no ha podido trabajar correctamente.

Sin embargo, la mayoría de los venezolanos trabajan sin un contrato formal: son vendedores ambulantes o están en la economía informal.

Viven del día a día. La cuarentena pone en peligro el sustento económico de muchos. Unos comienzan a trabajar a escondidas; algunos esperan que los arrendadores de domicilio puedan entender la situación.

Se conoció, que un joven venezolano hace unos meses sufrió un accidente, el cual se le generaron múltiples fracturas en los brazos; lo trasladaron a un hospital publicó, donde tuvo que esperar 24 horas por el personal médico; hay que destacar que no canceló absolutamente nada, porque tenía un seguro llamado “Fonasa”.

El Fondo Nacional de Salud (Fonasa) es un programa de seguros de salud del Gobierno de Chile. La mayoría de las personas que requieren de este servicio son los que no están bancalizados.

Sistema laboral y financiero

La Organización Internacional del Trabajo (OIM) cree que el COVID-19 podría cobrarse casi 25 millones de empleos en el mundo. Entre esos millones; muchos podrían ser de migrantes venezolanos.

En medio de la pandemia hay 2,4 millones de migrantes venezolanos que no tienen permisos de residencia y estancia regular: No son libres de acceder al sistema de salud porque tienen miedo de que los vayan a deportar; a detener o a no ser atendidos por falta de documentación.

Según una encuesta de Acnur realizada en diciembre de 2019 en Chile; 31 % de los entrevistados reportó encontrarse en una situación de precariedad laboral por no contar con un contrato de trabajo. 36 % de los entrevistados reportó estar trabajando en Chile de manera formal, 12 % de manera informal y solo 9 % estaba desempleado.

Sebastián Piñera, mandatario chileno; decretó estado excepcional de catástrofe. Luego, el 22 de marzo, como no se estaba cumpliendo la cuarentena domiciliaria, anunció toque de queda entre las 10:00 p. m. y las 5:00 a. m.

La comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, resaltó que “las personas que de por sí sobreviven apenas económicamente pueden ser fácilmente llevadas al límite por las medidas adoptadas para contener el virus”.

Por lo que llamó a los gobiernos a emprender acciones para mitigar el impacto en los derechos económicos y sociales de las personas. A las empresas pidió flexibilización.

Desde Chile, Colombia, Ecuador y Perú, también han retornado otro grupo importante de venezolanos; debido a la situación de los sistemas de salud de esas naciones para enfrentar al coronavirus.

Lcda. Karla Oviedo / karlavaleriab5@gmail.com / @karlaoviedov