La Pluma Rosa: “2020 año de la victoria electoral y muerte política de Guaidó”

La Pluma Rosa – Notitarde
Lic. Richard Navarro de La Rosa, Columnista en Notitarde

Las elecciones a la asamblea nacional del año 2020, tiene que ser una herramienta del poder popular para radicalizar la revolución socialista en Venezuela, debemos ser maduros y entender que el tipo de elección de los diputados y diputadas en cuestión es de tipo representativa y bajo las normas de la sociedad burguesa, los cuadros revolucionarios que penetren esas estructuras del estado burgués liberal, deben trabajar por generar leyes que reformen la gestión pública actual, y permita la democracia directa y popular, para lograr romper con la política de élites y socializar el poder en nuestra patria.

No es una tarea fácil, pero nuestros diputados y diputadas que broten del poder popular, tienen la responsabilidad histórica de hacer leyes que impulse el nacimiento del estado comunal, construir leyes que permitan a la clase obrera tomar la vanguardia en la dirección de la construcción del socialismos, y defender los logros creados en la revolución Bolivariana. Es normal que en esos espacios de debate y expresión de diversas formas de ver al mundo, se presenten contradicciones, nuestros y nuestras diputadas en la Asamblea Nacional deben impulsar esas contradicciones y aprovechar esas diferencias en favor del movimiento popular, para lograr la transformación chavista de las instituciones.

El carácter antiimperialista y por ende anticapitalista debe estar presente en la práctica de nuestras y nuestros diputados de la Asamblea Nacional, estos camaradas deben tomar las banderas de los explotados y del socialismo, no pueden permitir los pactos entre la burguesía y la pequeña burguesía. Necesitamos una AN, que impulse un modelo económico autónomo y sustentable, que desarrolle leyes que ayuden al pueblo y realicen control de la administración pública y privada.

Venezuela debe estudiar esa experiencia Boliviana, no podemos dejar la defensa de nuestra revolución, en las manos de los militares, es necesario que el poder popular se arme, solo el pueblo en armas, es el principal escudo de una revolución de corte Socialista. Esto no quiere decir, que se desmonte la unión cívico-militar, esto quiere decir, que el nacimiento del estado comunal, pasa por la participación del pueblo en la planificación de las política públicas, como expresión de las repuestas de los problemas propios de vivir en sociedad, y más en una sociedad capitalista, sabiendo que esta es una sociedad que se sustenta en la explotación y en convertir todo en una mercancía.

El poder comunal es la política consejista y el poder de las asambleas populares, donde bajo un método de dirección colectiva, se planifica mediante comités y mesas de trabajo, las soluciones a diversos problemas, como son los servicios públicos, la educación, la salud, entre otros. Es la pelea entre lo comunal vs la privatización del estado.

Solo el pueblo y sus organizaciones, lograran construir una sociedad alternativa a la capitalista, ese capitalismo que hoy tiene en fase terminal al planeta y la raza humana, nosotros estamos convencido que es mediante el socialismo y su lógica que podremos defender al planeta y la humanidad, el pueblo en armas será la defensa principal de las transformaciones sociales, son dos brazos de un mismo cuerpo, uno es la participación directa en la creación de políticas públicas y la otra es tener las armas en las manos de las grande masas populares, es decir, los comuneros, los obreros, los campesinos y los estudiantes, deben estar preparados para hacer la guerra civil, una guerra civil que desplace la mano de la burguesía de los medios de producción, una sociedad se define por el modo de producción que genere riquezas.

La democracia en la que creemos, debe democratizar y socializar los medios de producción, no solo es ir a votar, no solo es el voto secreto y directo, es la democracia popular que vive de las asambleas de ciudadanos y ciudadanas, es una sociedad donde se controlen los gastos públicos por el pueblo, que plantee un gobierno de puertas abiertas, sin populismo capitalista, sin regenerar el capitalismo de estado.

Lic. Richard Navarro de La Rosa