Laura Antillano: Cristóbal

Laura Antillano - Notitarde

Cristóbal permanecía en un quiosco de venta de periódicos, frente a lo que era entonces la pollera de La Campiña, yo vivía en El Naranjal, detrás de La Campiña y caminaba desde allá a la Universidad a dictar mis clases de Literatura. Siempre al llegar a la acera del quiosco me detenía a comprar el periódico y él se mostraba muy afectuoso, atento.

Su trabajo  pictórico lo descubrí en la Facultad de Educación, donde más de una vez realizaba exposiciones improvisadas en los pasillos de sus acuarelas o goaches  figurativos.

La aprehensión de la realidad de parte del artista, lleva desde su origen la convicción fehaciente de un aporte nuevo, donde se ponen  en juego las transformaciones que la misma percepción  y re-elaboración interior agregan a esa observación del entorno y proporcionan la intencionalidad en la construcción de la obra. El artista crea, y este crear señala el orden de lo que no existía, de lo

Vielsi Arias y Luis Cedeño, vinculados ambos al hecho literario, han publicado libros dedicados al análisis del discurso plástico de Cristóbal Ruiz,   pintor nacido en un pueblo cerca de Urama, llamado La Luna. La investigación de  Vielsi Arias fue publicada por la Fundación editorial El perro y la rana y se titula: “La Luna es mi pueblo, memorias del pintor Cristóbal Ruíz” y la edición de Luis Cedeño la financió el mismo y es un testimonio humano de primera línea, el poeta José Joaquín Burgos  está también entre quienes le quisimos y valoramos su trabajo.

Pensamos es un acierto de parte del  MUVA  el inaugurar una muestra de la obra del pintor, solitario aun cuando tenía mucha gente que le quiso y respeta  su trabajo.

El acercamiento a este artista plástico desde la óptica de la memoria de su pueblo y  la interpretación de su obra con detalles que integran el mosaico de su vida con destierros  obligados o voluntarios e intercambios humanos particulares, son fruto de la investigación  pues  de gente del entorno literario y plástico que vimos  su dolorosa circunstancia y a la vez su profunda inocencia reflejada en una sensibilidad a flor de piel, transformada en su trabajo pictórico  variado.

Por ello es importante que no dejen de asistir a la observación de esta exposición en los espacios del Muva, antiguo Ateneo en la Calle Salom con Avenida Bolívar de Valencia.

Laura Antillano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here