Laura Antillano: Los árboles y el agua necesidades fehacientes

Laura Antillano - Notitarde

Enrique Bernardo Núñez fue un escritor, con una vena periodística única, nacido en Puerto Cabello, le correspondió recorrer el país por diferentes instancias, y fue el primero en quejarse por el hecho de que se derribara un gran bosque de maravillosa vegetación para construir el complejo psiquiátrico de Bárbula.

Sus crónicas publicadas en prensa escrita en diversos medios, tenían siempre una enorme acogida, y su novela: Cubagua, es no sólo muy interesante desde el punto de vista de la reconstrucción de la queja histórica con relación a la Conquista y la Colonización, sino un documento fundamental acerca de las innovaciones en este género literario, en cuanto a estructura, diseño de personajes, reconstrucción del tiempo en inter-planos  de épocas, sino un texto que señala la ignominia del robo, la especulación y los abusos del poder.

Releemos a Núñez pensando en su origen carabobeño, y su desprendimiento y curiosidad al repartirse por el país y escribir  sobre “La tierra roja y heroica”, retomamos una serie de artículos que escribió para hacer la defensa de la flora, los cortes de árboles en Valencia, manifestando su rabia ante el hecho, creando el término de arboricidio.

Dice cosas como que: “La gente nace con cierta predisposición contra el árbol, una cierta predisposición que no logra corregir la misma universidad. ¿Ve usted aquel arbolito que nace? Ya tiene encima mil ojos que acechan el momento de cortarlo.”

Esto viene al caso por lo ocurrido con el árbol acosado en El Viñedo, acerca del cual se hizo una campaña de defensa importante, en la que participó el doctor Pedro Téllez, manifestando su preocupación y su interés en el mismo, y por redes sociales se desató un poblado intercambio de opiniones, entre los cuales vimos la del mismo Gobernador Rafael Lacava, defendiendo  al hermoso ejemplar botánico y llevando a especialistas a esa revisión necesaria.

Insistía José Bernardo Núñez en el papel de las plazas, que debieran estar cubiertas de árboles y flores para exaltación a la naturaleza y sus regalos. Recordemos en honor a esas ideas que sin agua no hay tampoco vegetación, y en esa vía en Carabobo hay una gestión importante de parte de la Gobernación, empeñada en la realización del pozo para dar sustento a la Gran Valencia, la búsqueda de presupuesto financiero para el mismo es una de las banderas con más efusividad empeñada. Debe lograrse.

Por: Laura Antillano