Laura Antillano: Los cien años de Benedetti

Laura Antillano - Notitarde

Este 14 de septiembre el escritor Mario Benedetti cumpliría sus 100 años.

Su escritura, su poesía y su prosa nos han acompañado por largo tiempo, formando parte de la literatura afectiva que se divulga por colectivos, como emparejada a las luchas reivindicativas en lo social, tanto como la que reafirma, ilustra, explica, muchas de las contiendas sentimentales personales.

Le conocí personalmente al poeta Mario Benedetti en la Casa de las Américas en La Habana, con ocasión de ser invitada como  jurado del premio anual multitudinario, que esa ejemplar institución organiza religiosamente desde hace tantos años. Yo estaba como jurado en el renglón de libros para niños, y el poeta Benedetti me hacía bromas y me llamaba: la Caperucita Roja.

En esas circunstancias todos los jurados y la gente de la Casa (él era uno de ellos por aquel tiempo) convivíamos felizmente mientras trabajamos en nuestra tarea, lo que daba la oportunidad de vernos en las horas de comida  y algunos otros intermedios eventuales, lo que hizo pudiera observarle en su cierta timidez, su elocuente sentido del humor, siempre delicado, sus  incisivas intervenciones en lo político, siempre justo, y en una cierta tristeza  temperamental  que llevaba a atribuirle alguna timidez y una memoria de nostalgias sumadas en su vida personal .

En Valencia nos recuerda  a  coros en conciertos donde, de solo iniciar con aquello de:-“Si te quiero es porque sos”  ya se pone  de pie el público, siguiendo la tonada y la letra. Ojalá Benedetti los hubiese visto, pero me imagino que no se trata de Valencia de Venezuela sino del mundo de habla hispana en total, donde se ovaciona su poesía.

De hecho recordamos a Carlos Guevara y su grupo, y a mucha otra gente, que tiene los poemas frescos en la memoria, más por escucharlos cantados que por haberlos leído.

Su prosa es igualmente querida, novelas y cuentos  suyos leemos en los talleres literarios y con frecuencia hay quien señale sus preferencias en virtud de coincidir con capítulos de sus vidas o sencillamente por la lucidez de una escritura que dice, construye, reelabora vivencias posibles, con aciertos descriptivos significativos de lo humano.

Aportamos pues, nuestro aplauso, a este gran escritor uruguayo, latinoamericano, en sus 100 años, y sabemos que continuaran las lecturas de su obra y el inmenso recuerdo del entrañable ser humano que fue.

Por: Laura Antillano