LICENCIA DE BIDEN A VENEZUELA PARA PUERTOS E INEA, Límites y Alcances

Nahomi Desirée Tola Prada – Notitarde
Nahomi Desirée Tola Prada, columnista en Notitarde

El Fallecido Gobierno de Trump, aplicó medidas coercitivas y unilaterales a Venezuela en un mundo interconectado por el comercio mundial y una banca digitalizada; en el cual, la moneda gobernante el dólar, cuyas transacciones pasan por el control en un 80 % de USA. Las amenazas y mal llamadas sanciones incluyeron empresas del estado que garantizan la aplicación de Derechos Fundamentales a la alimentación, medicina, al libre comercio del sector privado, impidiendo la operatividad logística de los puertos aéreos y marítimos en una de sus partes. La asfixia afectó marcadamente la fluidez de las importaciones, exportaciones, así como el tránsito de personas del sector turismo. Alejó el crecimiento del sector portuario, la mayoría de líneas navieras privadas del mundo retiraron su transporte liner bajo amenazas de no tener acceso al mercado comercial norteamericano. Todo esto generó un aumento inescrupuloso del sector transporte marítimo encareciendo el precio final de los productos de consumo humano y para las industrias nacionales e internacionales que hacen vida aquí, afectando directamente el bolsillo del consumidor final, todo es 10 veces más caro que en cualquier país normal.

Las Aerolíneas Internacionales en su mayoría se fueron, se impidió el tráfico aéreo de las empresas del Estado Venezolano, patrimonio de todos, Los Cruceros dejaron de venir; y toda esta terrible situación se intensificó con la Pandemia Actual, que promete un desplome en estos sectores, hacia lo interno encarecimiento escases, manejos tercerizados, y a lo externo aislamiento, abandono y perdidas de rutas naturales para todo el sector económico.

El presidente Biden acaba de extender una licencia general 30A, donde autoriza las transacciones del gobierno de Venezuela que estaban prohibidas y autoriza al Instituto Nacional de espacios Acuáticos y todas las transacciones que lo involucren directa o indirectamente, para el uso de los puertos y aeropuertos en el país. Si se desmenuza esta licencia tiene alcances inimaginables con respecto a la potestad que posee la autoridad Acuática y aérea; pero, sabrán que la administración de los puertos compete al ministerio en un instituto autónomo, así como es Bolivariana de Puertos quien administra, concesiona y maneja los puertos comerciales marítimos, Ahora bien, este límite pudiera ser reestructurado manejando prudentemente las acciones de dichos institutos a través de la absorción de estas empresas manejándolas a través de juntas directivas y sus correspondientes presidencias. Es una gran oportunidad para el INEA poder ser el ente recaudador de todos estos institutos o empresas que hacen vida en el sector y aprovechar de cumplir el convenio FAL y facilitar el tráfico marítimo y portuario creando LA TAQUILLA UNICA propuesta en este convenio y exigiendo a estos entes el cumplimiento del ISO para que puedan subir en el estándar internacional la Operatividad y seguridad portuaria que se ve como un alto factor de riesgo a nivel de seguros, que ciertamente está referido al no cumplimiento de muchos tecnicismos que no se aplican y que son sencillos de arreglar. Esta licencia permite el entrelace de la República Bolivariana de Venezuela con el mundo entero en el Sector Turístico, Marítimo no petrolero, comercial; ya que el Desarrollo de un país tiene una Puerta llamada Puertos y Aeropuertos.

Los Puertos son los que permiten la fluidez de las exportaciones e importaciones, el crecimiento económico de las políticas industriales. Todo esto sin entrar que dicho Instituto está manejado por el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro que al ejercer esta licencia se convierte en un reconocimiento Tácito a ser quien es, mucha tela que cortar en la utilización de dicha Licencia si se quiere…

Por Nahomi Desirée Tola Prada