Rubén Limas: Maltrato a la mujer

Rubén Limas - Notitarde

Según un estudio realizado por el departamento de Ciencias Sociales. Escuela de Salud Pública y Desarrollo Social, Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Carabobo, el maltrato a la mujer o violencia de género, se «llama a los actos violentos donde el sujeto pasivo es de sexo femenino, aunque generalmente se utiliza para englobar únicamente a aquellos donde el sujeto activo es el hombre, y más concretamente la pareja sentimental o únicamente para señalar aquellos actos violentos contra la mujer realizado por motivos discriminatorios sexistas, donde la mujer es objeto de sufrimiento físico, psicológico y moral»

Me enseñaron desde muy pequeño que a la mujer «ni con el pétalo de una rosa»

La mujer definida desde los tiempos de Adán como la costilla del hombre, ha sido parte fundamental de la sociedad y el desarrollo de un país. Podemos fácilmente tener como índice de medición del progreso de un país o de su gobierno, el índice de la violencia de género. Los altos índices de violencia a la mujer están estrechamente relacionados con el nivel cultural y educativo de una nación. Un resultado fácilmente medible de la violencia de género es el femicidio, que es considerado «como el último eslabón en el ciclo de la violencia de la mujer»

Algunos estudios revelan que el femicidio en Venezuela supera las muertes ocurridas por el virus Covid-19 durante esta pandemia. Esto debería encender de manera permanente nuestras alarmas y buscar los correctivos necesario para que juntos encontremos los signos y síntomas tempranos de este otro flagelo que destruye nuestra sociedad.

La violencia de género cada vez se va haciendo más visible y palpable en la medida que los ciudadanos van reconociendo cada vez más sus derechos. Reducir la de violencia contra la mujer necesariamente implica estrategias de prevención que puedan abordar los problemas sociales, económicos, culturales religiosos que inciden el problema.

Existen varios tipos de violencia de género: la psicológica, física, sexual, económica, simbólica, y política. Esta última exacerbada en los tiempos actuales de alta polarización política o institucional. Ella se define claramente en aquella en la que actúa algún individuo o factor político que violentando los derechos de la mujer la somete a cualquiera de los tipos de violencia de género.

Deberíamos entonces partir del concepto de «tolerancia Cero» contra cualquier indicio de violencia hacia a la mujer» sabiendo que las correcciones de hoy, serán las consecuencias que marcarán el futuro de un individuo o sociedad. Mirar este asunto no solo desde el punto de vista punitivo, sino preventivo nos ahorraría muchos pesares hoy y mañana. Le educación, el empoderamiento de la mujer desde temprana edad, y el castigo ejemplarizante por mas pequeña que sea la acción de violencia contra la mujer nos permitirán, controlar de manera más efectiva esta deplorable acción del ser humano, y elevar el nivel de respeto de los derechos humanos de las mujeres en el país.

Las cifras que hoy preocupan de femicidio en Venezuela, pudieran con el diseño efectivo de políticas públicas, dejar de ser como algunos lo han definido » un problema de salud pública en el país». La mujer venezolana no debe aceptar dejar pasar ningún indicio por más pequeño que este sea de cualquier tipo de violencia de género. Sin pretender violentar los derechos que también tiene el hombre, la mujer puede hacer valer sus derechos perfectamente definidos en la constitución y la ley.

Que ningún bribón se salga con las suyas, acuda en busca de ayuda, que en este mundo globalizado y de redes sociales, es más fácil de lo que era a principios del siglo XIX buscar ayuda eficiente y eficaz. Si actuamos enérgicamente desde las primeras fases de la violencia de género, podremos evitar llegar a males mayores y lamentables.

Es cierto que una sociedad machista como la nuestra este flagelo es muy antiguo además justificada en muchos casos por razones religiosas y culturales. Es ciertamente un problema complejo, pero con el concurso multidisciplinario, podemos abordar lo y erradicarlo del país.

Por: Rubén Limas