Rubén Limas: Distintas respuestas

Rubén Limas - Notitarde

Es importante señalar que a pesar de ser un solo pueblo: el venezolano, mostramos conductas y respuestas diversas ante las distintas situaciones que hemos vivido en estos últimos 20 años. Venezuela creyó en las falsas promesas que hizo un militar aventurero y allí muchísimas personalidades, además de las distintas clases sociales se anotaron en ese proyecto. Fuimos muy pocos los que alzamos nuestra voz de alerta frente al fenómeno Chávez por una sola razón: era un golpista, que había intentado por la vía de la fuerza dar un golpe de estado a nuestro compañero Carlos Andrés Pérez. Pero a pesar de que fracasó ese golpe, en ese momento, decidió por los consejos del señor Luis Miquilena, abandonar la toma del poder por las armas y retomar la ruta electoral. Desde allí, en complot con banqueros, empresarios, clase media, medios de comunicación y políticos, le propinaron un nocáut a la Democracia venezolana.

Por fortuna a ese destructor proyecto que se hizo llamar “Revolución Socialista”, bautizada por el también lúgubre Rafael Ramírez “roja rojita”  le queda hoy muy poco. Por supuesto que los primeros en abandonar ese barco, fueron los principales financistas de le revolución, cuando no pudieron manejar al presidente Chávez a su antojo y sus intereses. Cuando la revolución comenzó a tragárselos, a deglutirlos. Con el tiempo solo fueron quedando “los vivos” que han amasado importantes fortunas con sus negocios con el gobierno, y el apoyo de las clases populares, y un sector del mundo militar.

Hoy vemos con profunda satisfacción, como ya a este gobierno no le queda apoyo popular. Lo ha perdido todo. Esos inmensos sectores populares abandonados a su suerte por el gobierno de Maduro le están dando la espalda. Cerca del 88% de los venezolanos están poco o nada satisfecho con Nicolás Maduro.

Cuando revisamos entonces los distintos estudios de opinión que gentilmente nos han hecho llegar, observamos nuevamente conductas y respuestas distintas frente a la crisis y sus posibles soluciones. Hoy cerca del 40%  piensa que la vía es electoral, teniendo un comportamiento distinto de acuerdo a la clase social a la cual pertenece el entrevistado. El mayor porcentaje de participación se encuentra en los estratos sociales C, D, E y en las edades mayores de los 31 años.

En Los barrios, los caseríos y en el campo encontramos una mayor inclinación para salir a votar, a pesar del mensaje confuso que dan algunos sectores de pseudo-oposición llamando a la abstención. Su comportamiento es distinto en la clase media, media alta y alta, donde se ubica el grueso de los abstencionistas.

Visitamos recientemente varios sectores populares de Caracas y Carabobo, y encontramos allí esas diferencias. Subimos a Brisas de Propatria,  Pinto Salinas, Sarria, Los Manolos, Chapellin, el Paraíso en Caracas, y en Carabobo estuvimos en los Guayos, en la  Isla de la Culebra otrora bastión del Chavismo Madurismo, Vivienda Popular los Guayos, y los Cerritos. En Valencia en Lomas de Funval, Ruiz Pineda, Lomas de Urdaneta, Trapichito y 19 de Abril. Para mi nada nuevo en ese comportamiento, también lo viví cuando las llamadas “Guarimbas” donde se intentaba incendiar una parte de la ciudad, mientras en la otra parte de ella (Sectores clase C, D, y E) no pasaba absolutamente nada, creando un espejismo a sus promotores que anunciaba el fin de esta nefasta revolución a través del levantamiento social.

Hoy volvemos a encontrar esa significativa diferencia de respuesta al mismo estimulo: salir de este desgobierno de Maduro. En la clase media y alta están tan cansados y obstinados del régimen, como también lo están en los sectores populares, pero la respuesta no es la misma. Los sectores mas altos creen en salidas militares y abstencionismo, los sectores más humildes, que fueron la base de apoyo de este gobierno por mucho tiempo, están pensando en el “Voto Castigo” como mecanismo ejemplarizante para los “rojos rojitos” que se olvidaron de ellos. Allí entonces existe una diferencia importante de señalar, que la oímos y escuchamos en nuestros recorridos por los distintos sectores de la ciudad.

Los sectores populares fueron determinantes en la llegada del chavismo al poder, hoy serán determinantes en su salida. Estos sectores creen muy poco en salidas militares, y a pesar que existe confusión por el llamado irresponsable de la abstención, se inclinan a utilizar su voto como mecanismo de protesta. Nosotros estamos señalando que el evento electoral a pesar de todas sus dificultades, se puede convertir en una gran jornada de protesta nacional, por lo cual eso queda en la conciencia del colectivo venezolano, sí definitivamente hemos aprendido de las lecciones de aciertos y fracaso que hemos tenido a lo largo de estos tortuosos 20 años de “pseudo revolución”.