Rubén Limas: Adeco que se respeta no se deja engañar y sale a votar el 6-D

Rubén Limas - Notitarde

El empeño de unos no puede ser el camino de todos. Algunos se afanan en tratar de defender sus argumentos manipulando y ofendiendo a su disidencia, como método inequívocamente autoritario, despótico y dictatorial.

En el caso de AD, algunos que ya no son autoridades del partido blanco, porque simplemente ya no tienen las siglas, ni los símbolos de nuestra organización, pretenden desinformar a la base adeca y al pueblo en general, anunciando de manera fraudulenta que AD no irá a votar.

Esto constituye un doble delito electoral. Se empeñan en llamar a la abstención, usurpando las siglas de AD. Hoy el partido de Rómulo Betancourt tiene nuevas autoridades, en una decisión similar a la que se dio en el 2000, hecho que ya hemos narrado en otros artículos, y decisión la cual no tendrá ningún revés. La nueva Acción Democrática, la de Juan Bimba, la policlasista y nacionalista (como rezan nuestros estatutos) ya no estará más dirigida por pseudolíderes  encopetados, que la usaban para hacer acuerdos trastiendas, sin tomar en cuenta la opinión de las bases del partido.

Son esas mismas bases a quienes no consultaron, ni siquiera por respeto, sobre cuál era su posición frente al evento electoral de las Parlamentarias 2020. Los abolegos quedarán en esta nueva AD para la historia.

Decimos responsablemente que somos un partido de Centro Izquierda, y habíamos sido clonados silenciosamente y sigilosamente por un grupo que desprecia a los más humildes, señalando que todavía tenemos tierra en los pies. No soy un resentido, creo en el pluralismo, tolerancia, respeto y en la auténtica democracia, pero soy médico del pueblo y por eso exijo respeto a la condición humilde de la mayoría de nuestros honorables militantes.

Estos señores que están cometiendo, a todas luces, delitos electorales, son peores que el radicalismo chavista que llegó al poder para descalificar y vejar ¿Ustedes se imaginan por un momento, a estos en el poder? ¡Dios nos guarde! Son peores que esta tragedia que hoy vivimos.

Estos antiguos dirigentes se creen dueños de la verdad e intentan aplastar y humillar a todo el que piense distinto a ellos.

No en vano, debo conectar necesariamente esta crítica con otro acontecimiento reciente y que tiene que ver con algo más profundo que un simple dirigente que usa su partido como mesa para negociar, sino con el oportunismo y la incoherencia como método político.

En este sentido, debo referirme al video de la entrevista de Fernando del Rincón con Leopoldo López, en el que me surgió una serie de interrogantes, que quiero compartir con ustedes, sin intentar descalificar a nadie.

Según palabras del dirigente López, el pasado 30 de abril de 2019, tenían en mente un intento de golpe de Estado (que como todos sabemos, falló) en el que supuestamente tenían la intención de involucrar al presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) Maikel Moreno.

De acuerdo al relato del líder de Voluntad Popular, la idea era que Moreno emitiera una sentencia que desconociera la actual Asamblea Nacional Constituyente, desconociera los comicios presidenciales de 2018 en el que fue electo el actual presidente Nicolás Maduro y llamara a nuevas elecciones.

Entonces pregunto: ¿Cómo es la cosa? ¿Este Tribunal es legítimo o ilegítimo?

¿Este TSJ convocaría a unas elecciones presidenciales? ¿Estas elecciones si eran válidas? ¿Entonces el TSJ si podía convocar a una elecciones presidenciales, pero no puede elegir a los miembros del CNE o nombrar directivas de partido? ¿ El 30 de abril si se reconoce a Maikel Moreno como presidente del TSJ, pero luego no? ¿Cómo es que no? ¿No entiendo?

Está incoherencia política y este engaño discursivo, en el que solo se reconoce a una institución si me beneficia y está en consonancia con mis intereses son el cáncer de la política venezolana. El pueblo se cansó de la irresponsabilidad, aventurerismo y oportunismo de un grupúsculo dizque de oposición.

El pueblo está para ayudarlo a ser libre, para guiarlo en sus anhelos de República, no para usarlo de carne de cañón en fantasías guerreristas y mucho menos para disponer de él cuál botín de negocio, siempre apostando al beneficio sectario o individual.

Pueblo de Carabobo y de Venezuela, lo que nos queda es votar y ojalá se haga masivamente para no perder para siempre a la Asamblea Nacional,  repitiendo el error del 2005. No dejes que unos abstencionistas te usen como músculo falso de una fuerza que te pertenece. Llegó la hora de la Construcción, la democracia y el voto.