SINSECRETOSCB: Carabobo y sus parlamentarios comicios

SINSECRETOSCB - Notitarde

La cita electoral. Toda nuestra nación aguarda la realización de las elecciones parlamentarias. El Día 6 de diciembre será el encargado, a través de la incuestionable manifestación popular, de anunciar una nueva y dinámica composición de la Asamblea Nacional, máximo órgano legislativo de la República, que tendrá la ineludible misión de convertirse en soporte fundamental para la consolidación y desarrollo de nuestro país a través de un sincero diálogo y debate. Dejará nuestra AN, por el categórico mandato del sufragio, de ser estéril sede para que sigan convergiendo la conjura y la estafa, es cerrar y para siempre, los escabrosos senderos de la abierta conspiración y  la censurable entrega de la identidad patria.

Los parlamentarios de Carabobo. Nuestra entidad acude al esperado compromiso electoral con la delicada misión de elegir dieciséis diputados, una decena de ellos serán electos nominalmente a través de las cinco circunscripciones electorales que se extienden por todo nuestro territorio y seis saldrán de la lista regional. Ante este vital escenario se convierte en una impostergable obligación que los diputados electos exhiban un inquebrantable compromiso con Carabobo, se desvistan de cualquier interés personal o de alguna manipulada instrucción, esos nefastos designios girados cómodamente desde Caracas por aquellos que despavoridamente huyeron ante el diario cuestionamiento y rechazo. Son esos mismos que perdieron vigencia o huella en la región por no haber ejercido en su momento y como mandatarios regionales sus atribuciones y deberes. Tan solo queda marcada en la memoria del ciudadano, del común la inaceptable desidia y deliberado desdén de aquellos que ostentaron poder e ilimitados recursos y tan solo se redujeron a entregar, de manera irresponsable, básicos sectores, como salud y alimentos, a codiciosas manos que hicieron un verdadero festín con esos mismos dineros que en la actualidad tanto requiere Carabobo. Ante ello Estamos en la plena convicción que los nuevos diputados deben convertirse en la valida extensión de la gestión gubernamental de Rafael Lacava, en su incansable esfuerzo por transformar y para siempre nuestra entidad federal, las voces de los nuevos legisladores nacionales deben retumbar en el Hemiciclo Nacional en defensa de ese Carabobo que a diario les exigirá el compromiso para asegurar su desarrollo sostenido, su consolidación como insustituible protagonista, a corto, mediano y largo plazo, dentro del contexto nacional.

Los Carabobeños. Finalizaba el 2012, el mes de diciembre anunciaba la realización de los comicios que decantarían en la elección de los nuevos mandatarios regionales. En Carabobo, de manera espontánea, sin ningún tipo de calculado interés o beneficio, sin la reiterada vocación de alcanzar cargos de elección o la terca aspiración de ostentar en el inmediato plazo algún puesto burocrático, surgía un extraordinario voluntariado que se denominó “Carabobeños X Carabobo” que estaba conformado por verdaderas referencias académicas, intelectuales y culturales de nuestra región, cuyas trayectorias permanecen intachables en la memoria del colectivo y que sin distingo de color o ideología confluían de manera dinámica en esta iniciativa. Autoridades, docentes, trabajadores de las diferentes expresiones universitarias, tanto públicas como privadas que hacen vida en la región acudían a la responsable cita. Encabezando este fascinante esfuerzo se encontraba nuestra centenaria Universidad de Carabobo, el objetivo era claro y cristalino, la única y válida exigencia era la de reclamar espacio para la academia y desde allí promover una cambio de rumbo para nuestro estado que se encontraba sumido en un desesperante letargo e ineficiencia.” Carabobeños X Carabobo” se convertía en la primordial herramienta para apostar, por vez primera, a conformar un vigorosa entidad federal con la participación y esfuerzo de todos sus habitantes. Los resultados fueron contundentes. Todo parecía presagiar que con la elección de Francisco Ameliach, se produciría el aguardado encuentro y diálogo, que la academia ostentaría  su verdadero rol o papel en este nuevo diseño gubernamental. Pero al parecer se extraviaron los objetivos, lo expresado en la febril campaña cayó en un insolente olvido. Tal vez el nocivo entorno del nuevo mandatario, las mismas codiciosas manos de salud y alimentos, le aconsejaron que fuera, por los momentos, inconveniente sumar a las universidades a la ineludible labor de construir un nuevo estado. El tiempo se encargó de todo los demás, se fue diluyendo esa poderosa esperanza, retornaba la academia a su olvidada sede y el fracaso gubernamental se concretaba. “Carabobeños X Carabobo” quedó tan solo como un vago recuerdo pero en nuestra memoria la orgullosa satisfacción de haber sido promotores de aquella moderna idea, que hoy, más que nunca reclama nuestra patria y que se refleja en extraordinarias mesas de diálogo regionales. Por ello es que llama la atención que desde Caracas, a través de los que fracasaron en Carabobo, se anuncie la existencia de un partido regional con la denominación “Carabobeños x Carabobo”. El apreciado amigo promotor nos habla elocuentemente de los orígenes y desarrollo, que son los anteriormente detallados en estas líneas, tal vez Giovanni aspire ocupar un curul en la nueva AN, credenciales y trayectoria le sobran, pero haber elegido ese partidista camino es una irreverencia hacia todos aquellos que en aquel 2012 participaron activamente en el recordado voluntariado. Ojalá que el destino sepa otorgar a “Carabobeños x Carabobo” su verdadera esencia en favor de este estado y no lo convierta en dañino instrumento de aquellos ineficientes desertores que se encuentran en Caracas para enfilar innobles ataques y cobardes conjuras con el ánimo de obstaculizar el tránsito gubernamental que signa a Carabobo, sobretodo en el venidero 2021, con una copada agenda electoral. Hay que recordar siempre que Carabobo no se rinde. Y esa es la verdad.

Por: César Burguera

@CESARBURGUERA