SINSECRETOSCB: Carabobo y su Poder Vecinal                   

El amplio Capitolio. La pasada semana el gobernador Rafael Lacava convocaba a líderes vecinales pertenecientes a la zona norte de la ciudad capital. La convocatoria llevaba consigo el espíritu del encuentro, del sincero diálogo para reforzar el objetivo de optimizar la calidad de vida del ciudadano. No se trataba de un evento donde se exigiría capitulaciones, ya que ha existido, desde siempre, el pleno respeto a la posición política e ideológica de los líderes de cada una de las comunidades, sobre todo de aquellos que históricamente han sufragado por opciones opositoras, pero que de igual manera han sido atendidos por esa gestión que se lleva cabo en Carabobo, donde se ha gobernado con un sembrado sentido de amplitud e inclusión. Lacava no descansa en el necesario ejercicio de extender su mano para transitar con todo un pueblo el sendero del promisorio porvenir. Lacava ha sido el gobernador de todos y lo más importante e ineludible, va a continuar siendo el gobernador de Carabobo por los próximos 4 años. Sin embargo hemos sido testigos a través de las redes sociales, a través de infidencias enviadas desde quejosos chats, como se somete despiadadamente a estos líderes vecinales al escarnio público, siendo señalados bajo despreciables calificativos. Los acusadores, cobardemente escondidos en redes digitales, son los mismos que han hecho de la política regional un verdadero ejercicio de inmoralidad. Surge Lacava para salir en incondicional defensa del liderazgo vecinal  “Esos que hoy atacan a los verdaderos líderes vecinales son los mismos que se dieron cuenta de su misma sátira e irracional disparate, dejando en el abandono a centenares de compatriotas que se encuentran en diferentes latitudes, lejos de su patria. Los cabecillas de la oposición se cuadraron con el gobierno y ahora arremeten contra los líderes de las diferentes comunidades, que tienen una reconocida trayectoria, son los que buscan con sus vecinos las agiles soluciones a los problemas básicos como el agua, mantenimiento, asfaltado, electricidad y gas.  Esos mismos que no tienen horario para atender las problemáticas que puedan presentarse en cada calle, urbanización o sector. Esos líderes son ahora atacados por estos fracasados políticos por el simple hecho de reunirse con un legítimo gobierno. Esos políticos no representan a nadie. Son el rostro y la figura del fracaso, que entran cualquier transacción, se venden al mejor postor y a hurtadillas se reúnen con el alto gobierno nacional y conmigo, mi lista es extensa de los que han hecho activa presencia tanto en el Capitolio como en la residencia oficial para hacer personales solicitudes. Ellos saben quiénes son. Es la  pandilla que ahora pretende descalificar y hostigar a los referentes vecinales. Estos políticos de pacotilla siempre se cuadrarán por debajo de la mesa. Por ello mi respeto perenne y mi dedicación absoluta al Poder Vecinal para que no se dejen intimidar”. Y culmina Lacava con la afirmación  “Pavosos le vamos a dar un revolcón”.

Los inmorales acosadores. Pero aquellos que negocian a escondidas, los que cobardemente atacan a los representantes del Poder Vecinal, ni siquiera dan la cara, sino que utilizan  instrumentos mediáticos para el descrédito o descalificación. Así es el caso del chat o grupo el cual es administrado por una apreciada periodista que es curiosamente permisiva con estos irreverentes ataques. La periodista no realiza esfuerzo alguno por detener esta perversa campaña, pero si es eficiente a la hora de amenazar con una inmediata expulsión, de su peculiar chat, a decenas personas, incluidas figuras académicas de intachable trayectoria, por el hecho de ser sospechosos de enviar las diferentes capturas de los insolentes comentarios vertidos contra ejemplares ciudadanos, honorables damas que ostentan liderazgo comunitario. Allí surgen  los voceros de los agazapados dirigentes o deformes candidatos. Uno de estos digitales abusadores  se hace llamar profesor universitario y  es el mismo que propinó una verdadera tunda o paliza a su cónyuge valiéndose de la soledad del estacionamiento del anfiteatro de nuestra centenaria UC. La oportuna intervención de las fuerzas policiales apostadas en el recinto universitario impidió que se hubiese producido un desenlace fatal y la violencia de género cobrará otra inocente víctima. El acta policial que dejaba constancia de la brutal felpa, así como la responsable conducta del Decano le costó al “ilustre” profesor su inmediata destitución como Director de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UC. Por otra parte surge otra de las inquisidoras contra el Poder Vecinal, es una dirigente opositora, que lleva el nombre de esta patria y fiel acólita del famélico Henrique Capriles, que parece exhibir una notoria fragilidad en su memoria, ya que olvida las innumerables denuncias que reposan sobre los abusos sexuales y violaciones de su predilecto hijo “El Vives Manolacho” y que la forzó a cerrar sus propias cuentas en redes sociales. Sobre ellos no recae amonestación alguna por parte de la condescendiente periodista, administradora del chat, que pareciese ser cómplice  del inaceptable atropello en contra de decentes dirigentes vecinales, tal vez seducida por alguna oferta económica realizada por la deforme figura de un desesperado candidato a la gobernación que observa cómo se derrumba todo dentro de su mismo entorno y otros comunicadores sociales le advierten de lo inevitable. Es sencillamente el desastre.

La consolidada maquinaria. Mientras todo parece sumirse en el absoluto caos e improvisación en chats y comandos, Rafael Lacava presentará en los próximos días la estructura organizativa de su campaña, esa misma estructura que garantizará el demoledor revolcón. En la confección de esta blindada maquinaria se contó con el siempre necesario y valioso aporte de una de las principales referencias del proceso revolucionario como lo constituye Francisco Ameliach, gestor directo de incontables victorias a lo largo de estas dos últimas décadas. Ameliach, carabobeño por nacimiento y convicción es, sin lugar a dudas, un patrimonio electoral y de organización que lleva implícito en su propia alma la preservación del insustituible legado. Igualmente la incorporación de Miguel Flores como dinámico enlace con el sur de Valencia es la plena garantía de victoria y triunfo en la ciudad capital. Y esa es la verdad.