Termómetro Económico: “¡Uh ah Messi no se va!”

Termómetro Económico - Notitarde

De muchos es sabido el amor que me despiertan algunas actividades y el fútbol es una de ellas. En el fútbol encontramos un reflejo de casi todas las manifestaciones humanas. Encontramos arte, heroísmo, compañerismo, egoísmo, engaño, esquilmo, amañamiento, errores, aciertos, amores, desigualdad, justicia e injusticia, violencia, lucha, méritos, delitos, trata de blancas, estafas, política en los clubes, hermandad, motivación, religión, solidaridad, directivas ladronas, droga y pare uno de contar. Ahora mismo la FVF es objeto de una intervención por parte de la FIFA, y hasta hace un par de días, el planeta estaba más pendiente de la posible salida de Messi del Barsa, que de la tramoya electoral que se prepara en Venezuela el 06 de diciembre, para “desinstitucionalizar” a  la oposición venezolana y atornillar aún más, a una dictadura indiferente al poder político de uno de los países con más potencial energético del planeta.

¿Y qué opinas de los últimos acontecimientos?

Sobre el tema “futbolero” nadie mejor que el “Drink team” de Alex, Fernando y Richard para el análisis; se la vacilan a lo grande. Y sobre el tema de la liga política, la cosa la asumo con racionalidad, pero también me la vacilo a lo grande, porque hay cosas de nuestro “campeonato político” que parecen “mamadera de gallo”. Un ejemplo de ello, son precisamente estas elecciones que irán “aunque se muera todo el país de “hambre y gripe”. Irán “llueva, truene o relampaguee”. Y es que Henry Falcón (el ex jefe de campaña de Enrique Capriles) irá al igual que una representación del propio ECR, lo cual no es casualidad. Tampoco es casualidad aquella imagen de Stalin González gozando una “B” con “el hombre de la corbata Luis Vuitton” nuestro hilarante Pedrito Carreño”. Ojo, que no culpo a Stalin de reírse con “pedrito”, a mí también me hace reír a carcajadas. Lo que refiero, es que no es extraño que se hayan realizado las negociaciones sobre los presos políticos y las garantías electorales, así como sobre alguna otra cosa, de la cual ya nos enteraremos.

Me refiero al tema político

Una cosita más. Con lo de Messi queda claro que al final hay que pelar por el contrato. A todos los negociadores que me leen ¡EL CONTRATO! Todo termina en el contrato. Cuando el amor inicia da pena hablar de ruptura y cláusulas, pero la verdad es que un buen contrato es una plataforma de negociación muy importante. En nuestro deporte político, el contrato es la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el problema es que ha sido “violentada” y defraudada. Así las cosas, no hay contrato en este terreno que valga “por ahora”. Por eso, no existe necesidad de negociación más que para aparentar “algo ahí”, para que la Comunidad Europea y “esa minoría de países que apoyan a Guaidó” no hablen tanto. Sobre el tema del “acuerdo unitario”, la cosa hay que analizarla desde una dimensión más justa. Y para ser francos, la decisión de ECR de ir a la “arena electoral de Maduro”, también.

¡Ajá, sobre el acuerdo unitario!

Primero, el documento hace un llamamiento a “rechazar el fraude” y mi pregunta es: cómo. No lo indica el documento. Por otra parte, el “Plan País” debería ser repartido en volantes en la calle, mandado a los correos electrónicos de la gente, a los whatsapp, para publicitarlo y darlo a conocer. El plan de gobierno no es una mera formalidad, hay que blandirlo. El documento tampoco fija una fecha tentativa para tal consulta popular, con lo cual, no se convierte en una convocatoria cierta.

¿Y la decisión de ECR de ir a la “arena de Maduro”  rompiendo la unidad?

En primer lugar, es su derecho tomar esa decisión, le guste a quien le guste y le (como él dice) a quien le (como él dice). Hay quienes piensan (y con algo de razón) que para ganarle al campeón en una pelea de boxeo en su ring, con sus jueces, hay que montarse en el ring, en primer lugar. En segundo lugar, hay que darle tal parranda de palos que no quede duda alguna de quién ganó, y aún así, saber que lo más probable, es que a uno le roben la pelea. Si nos vamos a una cancha de fútbol, hay que convenir que a los equipos grandes casi siempre los favorecen los árbitros, yo pienso en mi inocencia, que hasta de forma inconsciente. El punto, es que hay que meterle 5 goles y pasarle por arriba al equipo grande, y aguantar los sustos que haya que aguantar, para sacarle a uno de esos gigantes los 3 puntos.

¿Entonces estás de acuerdo con ECR?

Al menos es más proactivo que María Corina. Sentarse a esperar que lleguen los cascos azules o los marines, no creo que sea la mejor idea (aunque no es algo tan remoto tampoco). Además, quién puede querer algo así para su país. Ahora bien, hay que entender que la democracia siempre genera desacuerdos, rupturas, debates y casi siempre, las marchas solitarias de algunos que disienten de la mayoría. Y es que de eso se trata. NO PUEDE PEDIRSE UNIDAD ABSOLUTA Y GENUFLEXA, COMO UN CUERPO MILITAR EN PLENO ORDEN CERRADO, A QUIENES EMPUÑAN LA BANDERA DE LA DEMOCRACIA.  Eso es un contrasentido. Yo dudaría de todo grupo que mantenga “la unidad” y la “disciplina” monolítica, de su condición democrática. Dudaría de la propia condición democrática de dicho grupo, porque la democracia es la reina del conflicto. Cuando desde la corte del emperador se burlan por la falta de unidad de ese “nido de alacranes”, no se dan cuenta que están mostrando su escaso entendimiento de lo que la democracia significa.

Por otra parte, me agrada la idea de una consulta popular que haga contrapeso a “la rumba de Maduro”. Lo más resaltante del documento, es la mezcla ideológica que conforman los firmantes. Ahí queda explicitado, que está saliendo progresivamente el debate del terreno ideológico. Sin embargo, hay que abordar discursivamente el tema del nacionalismo.

Entonces ¿La democracia es así?

Le guste a quien le guste y le (como dice ECR) a quien (como dice él).

Instagram: @termometro.economico, email: contacto@termometroeconomico.com, http://termometroeconomico.com, latribuhy@gmail.com