Murió por Covid-19 la “Hna Rosario” de las Misioneras de la Caridad

Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) informó que en horas de la mañana de este viernes 4 de junio falleció a causa del Covid-19, la Hermana María Rosario, mejor conocida con la “Hna Rosario”

Murió - Notitarde
La Hermana junto a Santa Teresa de Calcuta fundó la primera Casa de la Caridad fuera de La India. Foto: Agencia

País.- Murió por Covid-19 la “Hna Rosario” de las Misioneras de la Caridad. Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) informó que en horas de la mañana de este viernes 4 de junio falleció a causa del Covid-19, la Hermana María Rosario, mejor conocida con la “Hna Rosario”.

Presidente Maduro y Juan Guaidó, historia de un desencuentro

Maduro y Guaidó, historia de un desencuentro. Las condiciones dispares que plantean el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; y el opositor Juan Guaidó para empezar un diálogo en busca de una solución a la situación, lejos de acercarlos; los distancian cada día más, cuando ni siquiera está planteada una posible fecha para el comienzo de las negociaciones

La CEV reseñó que la Hermana junto a Santa Teresa de Calcuta fundó la primera Casa de la Caridad fuera de La India, establecida en Cocorote; estado Yaracuy.

Rosario falleció a sus 88 años y dedicó toda su vida a la misericordia de Dios, con el objetivo de servir y ayudar a quienes más lo necesitaban. Es importante mencionar que es la primera religiosa que muere a causa de la enfermedad en la Diócesis de San Felipe.

Murió por Covid-19

La religiosa permaneció más de 50 años en el país en representación de la Casa de la Caridad en Cocorote.

La Hermana María Rosario, nació el 6 de enero de 1933 con el nombre de Silvia Toppo, en una pequeña de aldea de agricultores en cerca de Chainpur, al oeste de Gumla, capital del distrito del estado de Jharkhand; capital Ranchi, en La India.

Fue la encargada del Santuario Santa Teresa de Calcuta en Cocorote, donde recibió durante diez años a centenares de peregrinos para conocer la historia de la Madre Teresa. La religiosa permaneció los últimos años de su vida sirviendo a Dios en la congregación de la Caridad.