En peligro de extinción el jaguar del Zulia

Esto ocurre, debido a las amenazas que están enfrentando no solo en Venezuela, sino en todo el continente americano

Jaguar - Notitarde
Para conservar la población de dichos animales, es la creación de un corredor ecológico dirigido. Foto: Agencia

País.- En peligro de extinción el jaguar del Zulia. Esto ocurre, debido a las amenazas que están enfrentando no solo en Venezuela, sino en todo el continente americano.

Venezuela segundo país con mayor número de desplazados

La cantidad de personas desplazadas a causa de los conflictos y las crisis en el mundo se duplicó en diez años

 

En el país, existen seis especies de felinos silvestres; entre ellos se encuentra el jaguar o tigre americano (Panthera onca). 

La información fue confirmada mediante las charlas virtuales organizadas por el 51 aniversario del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC). Así lo indicó la bióloga María Fernanda Puerto Carrillo.

La investigadora enumeró las principales amenazas que inciden en la posible desaparición de esta especie.

Entre las principales amenazas, encontramos la deforestación y fragmentación del hábitat;  la expansión de la ganadería; la cacería; la disminución de especies presas; la extensión incontrolada de la palma aceitera, que es una de las principales causas de pérdida de biodiversidad en el mundo entero; y el tráfico ilegal del jaguar hacia el continente asiático”, explicó Puerto Carrillo.

Jaguar del Zulia

Determinar la densidad poblacional y el estado de conservación del jaguar en el suroeste de la cuenca del Lago de Maracaibo; en el estado Zulia, ha sido el objetivo de la investigación dentro del Parque Nacional Ciénagas de Juan Manuel.

Que tiene una extensión de 2694 km2; y de la Reserva de Fauna Silvestre Ciénagas de Juan Manuel aguas blancas y aguas negras de 706.8 km2; mediante el uso de modelos espacialmente explícitos de captura y recaptura, así como establecer el estado de conservación de la especie a nivel local.

Para determinar el resultado, fue utilizada una técnica implementada en los años 80, que consiste en el uso de equipos denominados cámaras trampas, equipadas con sensores térmicos y de movimiento, que se colocan a ambos lados del sendero, donde a través de ellas se han conseguido rastros de los animales; de manera que las cámaras capturan fotos de ambos costados del lomo del felino para tener un registro fotográfico del patrón de manchas, tomando en cuenta que las manchas son únicas: es como su huella dactilar.

Detalló la bióloga: “Se realizó un diseño muestral con 34 estaciones, donde se logró ocupar un área de 560 km2; sin embargo, por ser un ecosistema inundado; hubo zonas a las cuales no se pudo acceder ni caminando ni en bote. Se obtuvieron gran número de fotografías y videos que permitieron hacer la identificación de los individuos, comparando los patrones de manchas en todas las cámaras. En este caso, a cada animal identificado se le asignó un código lográndose identificar para ese momento, 14 individuos adultos y un cachorro. Los análisis arrojaron una densidad poblacional de 3.37 individuos por cada 100 km2”.

En peligro de extinción

Además, para conservar la población de dichos animales, es la creación de un corredor ecológico dirigido a evitar la reducción del hábitat de esta especie tan amenazada, aun dentro del parque y la reserva mencionados.

“Tenemos los macro corredores que pueden tener extensiones de al menos 5 km de ancho, los cuales permiten restablecer conexiones de grandes unidades geográficas, tenemos los corredores biológicos que poseen una anchura de entre 1 y 5 km y cumplirían el rol de conectar dos ecosistemas o áreas protegidas y en nuestro caso serviría también el corredor de conservación, el cual mide aproximadamente 1 km de ancho y se propone cuando el nivel de fragmentación es muy avanzado. La idea es establecer nuevas áreas protegidas pequeñas que puedan servir como enlace entre estas dos áreas protegidas grandes que están bien separadas”.

La experta agregó que es necesario realizar estudios más a fondo sobre la situación actual de especies presas del jaguar en la región; como es el casos del piro piro o capibara menor (Hydrochoerus isthmius); y el galápago de Maracaibo (Rhinoclemmys diademata), que es consumido en grandes cantidades por las comunidades de la zona. La información fue ofrecida por Prensa Mincyt/IVIC/Edith García