TSJ destituyó junta directiva del partido político Tupamaro

La sentencia emitida por la Sala Constitucional detalla que con el fin de completar una “reestructuración necesaria”

TSJ destituyó junta directiva del partido político Tupamaro
Los nuevos directivos del partido podrán utilizar la tarjeta electoral, logo, símbolos, emblemas, colores del movimiento Tupamaro. Foto: Agencia.

País-. El Tribunal Supremo de Justicia destituyó junta directiva del partido político Tupamaro, este martes mediante el fallo N°119.

Al respecto, la sentencia emitida por la Sala Constitucional detalla que con el fin de completar una “reestructuración necesaria”, el TSJ nombró una nueva junta directiva, que dirigirá Williams José Benavides Rondón y que contará con un secretario general y un secretario nacional de organización que cumplan las funciones directivas y de representación.    

Asimismo, se dio a conocer que los nuevos directivos del partido podrán utilizar; la tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas, colores y cualquier otro concepto propio del movimiento Tupamaro.

CNE extiende postulaciones hasta el 26A para elecciones parlamentarias

Así lo anunció la máxima autoridad del Poder Electoral, Indira Alfonzo

De igual manera, dentro de las competencias también estarán la designación de autoridades regionales, locales y municipales del partido, además quedan suspendidos los actos de expulsión o suspensión partidista.

Partido político Tupamaro

El partido Tupamaro se suma a otras organizaciones políticas de Venezuela como Voluntad Popular, Primero Justicia y Acción Democrática, a las que el TSJ también les designó una junta directiva ad hoc.

Por su parte, Ares Di Fazio, secretario nacional de Tupamaro expresó a través de un video en redes sociales “hoy se ha consumado el robo del partido. Nuestra organización, que ha sido construida por más de 30 años, surgió de una propuesta en el Cuartel San Carlos… Nos quieren orillar, ponernos del lado de la burguesía, de los reformistas y de los proimperialistas”.

Afirmó que los miembros del partido son revolucionarios y que no permitirán; que actores reformistas, “muy poderosos económicamente”, les impongan alguna autoridad sobre ellos.