Zapatero regresó a Venezuela para apoyar acercamiento de Maduro con EEUU

Tras la instalación del nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), con presencia de rectores opositores

Zapatero - Notitarde
Foto: Agencia.

Caracas.- El expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, regresó a  Venezuela, en medio de la instalación del nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), con presencia de rectores opositores, en el marco de un posible acercamiento del Gobierno con Estados Unidos y la Unión Europea (UE) para la retirada de las sanciones.

Presidente Maduro ordenó investigar a Lácteos Los Andes

El mandatario nacional pidió abrir una investigación en una lapso de 48 horas

Zapatero participa este sábado en el Congreso del partido Cambiemos, liderado por Timoteo Zambrano, dirigente más cercano al exmandatario en Caracas.

«Cambiemos es el partido de la paz del diálogo, el partido que no sabe lo que es el desprecio y el odio. El partido que quiere reencontrarse con cada ciudadanos de Venezuela», recitó el dirigente español ante quienes asisten al cónclave, que juramentaron la nueva directiva del partido.

«Zapatero regresa a Caracas una vez más en el momento más adecuado para Nicolás Maduro. El nuevo CNE presentado con el Gobierno, bajo la fórmula 3+2 (tres militantes revolucionarios y dos opositores de las filas del ex candidato presidencial Henrique Capriles), es visto desde Bruselas como un ‘primer paso’, mientras en Washington la nueva administración de Joe Biden asegura que seguirá presionando para lograr «cambios fundamentales», indica El Mundo.

Una de las principales «misiones» internacionales de Zapatero en su apoyo al presidente Maduro es tender puentes con Washington en busca de eliminar las sanciones.

Además, el nuevo espaldarazo del exmandatario español con su presencia en Caracas busca precisamente facilitar el acercamiento con Biden.

El nuevo CNE ha concitado el apoyo limitado de Josep Borrell, número dos de la UE, y del Gobierno español (como algo «potable» y como «primer paso»). EEUU, de momento, ha dejado un rosario de dudas en sus reacciones, una especie de abstención a la espera de nuevos movimientos.