Poderes de la poesía

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por : Laura Antillano

Estos son tiempos para pensar en Simón Rodríguez y su: “O inventamos o erramos”.Por ello es que insistimos en que las actividades culturales y de “sano esparcimiento” son absolutamente gratificantes en la agenda de esta época nuestra. Por ejemplo, tener el Vagón de los títeres allá en el Museo de la Cultura, en el Paseo Cabriales, es un tesoro incalculable, ojalá además de los viernes, se organicen funciones para los fines de semana. El teatro de títeres es un arte nacido en tiempos milenarios y no pierde jamás su encanto, tanto para chicos como para grandes, y en esta ciudad tenemos muy buenos grupos en ese ejercicio.

En el MUVA (Calle Salón con Avenida Bolívar) hay actividades continuamente, para cada día, el sábado pasado se proyectó “Alexandra” del director ruso Saleksandr Sokurov, una muy interesante historia anti bélica que llama a la reflexión. Todos los sábados a las 10 y media hay cine interesante en el Museo, el que no llega a las salas comerciales (y de paso allí es gratis), por ahora nos esperan tres películas más con historias protagonizadas por mujeres, filmadas en diversos países.

En el Museo mismo están tres exposiciones que se inauguraron hace unos días y pueden irse a ver. Una de ellas es del artista plástico de Yaracuy, Luis Noguera, recientemente fallecido, amigo de esta Valencia que le acogió por muchos años. Se trata de una muestra de su trabajo realmente interesante, con una propuesta original, el juego de tonalidades en diversos tonos de marrón al sepia, construye su espacio imaginario con materiales aportados por la tierra, lo oscuro, la firmeza del sisal, los tonos de lo quemado, el resplandor del sol convertido en la constancia de una gama que semeja el olor de la tierra en su persistente aridez, y elementos que comunican con las antiguas culturas primitivas, tanto como con la infancia de arena y sus vicisitudes.

Nos hubiera gustado hablar con Luis sobre estas obras, y sobre muchas cosas más, desgraciadamente  cuando alguien en nuestro entorno fallece es esa una de las consideraciones que afloran sin remedio: pensar en aquello que se quedó sin hacer, pensar lo perdido que ya no tiene remedio. La misma necesidad nos mueve con relación al poeta aragüeño Aly Pérez, una de las voces literarias más interesantes del conglomerado espectral  de la poesía venezolana, quien por su parte, soportó una enfermedad que lo mantenía en vilo y a la que finalmente sucumbió, cuando pensamos le quedaba mucho por vivir.

Pero retomar sus obras y hacer partícipes de las mismas a públicos que las desconocían es un acto de justicia importante y necesario. Por eso insistimos en invitarles a  los espacios donde el cine, la música, la literatura, las artes visuales, se hacen presentes. Es construir un puente que nos conecte con nuestra realidad pero a través del tamiz de una obra de arte, que revela la sensibilidad y el sentido creativo de un artista, un músico o un poeta. El poeta Vicente Huidobro escribió que a través de la poesía “el hombre resuelve sus desequilibrios, creando un equilibrio mágico, o tal vez un mayor desequilibrio. La poesía es más infinita que el infinito, más cósmica que el cosmos”. Y como señala el poeta Gustavo Pereira, en definitiva, “la Poesía constituye una fuerza moral, una representación de la conciencia sensible capaz de sobreponerse y enfrentar las acritudes y la deshumanización”. Ello nos ayuda a todos a reinventar la cotidianidad y seguir  adelante.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir