Asesinas Macabras: Rebecca Butterfield, reclusa que enlutó una prisión

Los custodios de la cárcel  llegaron a ser víctima de esta cruel reclusa que día y noche vigilaba los movimientos de los oficiales de seguridad.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Rebecca Butterfield-notitarde
Foto: Herald Sun

Notitarde.- Rebecca Butterfield es la mujer que envolvió al resto de las prisioneras  de Australia en una atmósfera terrorífica y de sangre.

Las autoridades policiales tienen recuerdos frutados por la ola de maldad que dejó Rebecca, durante su estadía en un centro de reclusión australiana.

Antes de que ella estuviera detrás de barrotes oxidados de la prisión, gozaba de una libertad plena como una ciudadana común del continente oceánico.

Los jueces enviaron a Butterfield a un cuarto oscuro para pagar una condena de seis años por un delito menor, que era similar a asaltar a una dama.

Teniendo dos semanas en prisión, dio rienda suelta para alimentar su portuario criminal. La sed de venganza, maldad y tragedia, comenzaron a ser parte de sus nuevos aliados.

Los custodios de la cárcel  llegaron a ser víctima de esta cruel reclusa que día y noche vigilaba los movimientos de los oficiales de seguridad.

Espíritu de muerte

Según relataron las autoridades, Rebecca Butterfield, asaltó sorpresivamente a un policía, cuando él realizaba sus recorridos habituales en la prisión.

Luego perfeccionó sus métodos para sembrar el terror en su nuevo hogar, lleno de olores nauseabundos, graffitis satánicos y paredes llenas de sangre.

Intentó matar a una mujer embarazada

En la hoja de vida criminal de esta mujer, está registrada el testimonio de una enfermera embarazada, quien fue pateada brutalmente en el abdomen, mientras le hacían una ecografía.

Por suerte, la profesional de la salud no perdió el regalo de la vida. Recibió ayuda psicológica para superar el trauma que le dejó aquella delincuente, que por poco apaga la luz de sus ojos.

La novela horripilante continúo. Esperó cuidadosamente a que uno de los vigilantes se descuidara para arrojarle una taza de orina.
También calentó agua caliente por una hora, cuyo propósito era dañar el rostro a otro subalterno de la prisión; ella logró su cometido.

Terror y tragedias en la cárcel

Los policiales a cargo de la seguridad del penal de mujeres, decidieron aislarla para evitar una tragedia que pudiera ser dirigida por esta delincuente.
Antes de separla del resto de las reclusas, apuñaló sin piedad a un vigilante; los médicos que atendieron al herido, contaron 37 perforaciones en distintas partes del cuerpo.
Ya estando sola en un cuarto confinado y sin iluminación, intentó cortarse la garganta y roció gasolina para quemarse.
Los uniformados y un grupo de médicos entraron para apagar las llamas. Trasladaron a la reclusa de piel blanca y de baja estatura a otro lugar, donde estuviera bien vigilada las 24 horas.

No obstante, trató de romperse el cráneo, golpeándose contras las paredes, las cuales dejó llenas de sangre cuajada.  

Actualmente, está encerrada en una celda de aislamiento y la rotan entre dos prisiones para darles descanso a los guardias, según lo afirma rolloid.net.
Este caso que estuvo expuesto en la opinión pública, alarmó a todos los detenidos de Australia, quienes se encomendaban a la protección celestial, para no ser víctimas de esta asesina macabra que sembró el pánico en el continente oceánico.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.