Decapitaron a soldado venezolano que vendía helados en Cúcuta

Soldado venezolano - Notitarde
El decapitado sargento segundo Wilson Paz Useche lo hallaron en una trocha. Foto: Agencia

Notitarde.- Las autoridades localizaron en una trocha de Ureña, estado Táchira, los restos de un soldado venezolano que decapitaron en la zona, cuyos familiares lo habían denunciado como desaparecido.

Se trata del sargento segundo de la Guardia Nacional Wilson Yeismith Paz Useche, de 23 años. La víctima vivía junto con su esposa  en la vereda 8 del municipio Guasimo (Táchira). El jueves pasado, salió como de costumbre a vender helados en El Escobal (Cúcuta), pero nunca más regresó a casa.

Sus parientes acudieron a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía en Cúcuta para que los ayudaran a encontrarlo. Sin embargo, el pasado fin de semana las autoridades venezolanas observaron a tres hombres que llevaban un saco por las adyacencias del puente internacional Francisco de Paula Santander.

Según la versión policial los desconocidos al ver a los uniformados echaron a correr y abandonaron la mochila. Dentro del saco los funcionarios localizaron una cabeza humana y un panfleto. En mensaje refería: “Declaramos la guerra a la ley venezolana AUCV (Autodefensas Unidas de Colombia y Venezuela) presentes”.

Luego se conformaron una comisión integrada por 30 hombres para buscar el cuerpo.  Al grupo lo dirigía el  Comandante de la Tercera Compañía D-212, capitán (GNB) Yefferson Josué Morales Mora y el Jefe del CIcpc de Ureña. comisario Jesús Zambrano. Horas más tarde localizaron el cadáver sin cabeza del soldado venezolano. Además apresaron a tres sospechosos, señaló el diario La Opinión de Cúcuta.

Estada desaparecido el soldado venezolano

Trascendió que el sargento segundo estaba adscrito a la Escuela de Formación de Guardias Nacionales “G/D. Víctor Anselmo Fernández Escobar», con sede en Cordero estado Táchira. Se graduó tres años atrás como efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana.

Lidkaren Esther Rivero Sánchez, esposa del infortunado soldado venezolano, contó a los medios locales que su marido disfrutaba de un permiso navideño. Explicó que como era habitual salió de su casa hacia El Escobal (Cúcuta) a vender helados para obtener dinero extra, pues la crisis los mantenía agobiados.

La joven de 24 años también refirió que otros compañeros de su marido también solían dedicarse a la buhonería en Colombia. De regreso traían alimentos y dinero para sus hogares. Esta vez lo asesinaron. Se presume que lo secuestraron el 26 de diciembre. Las autodefensas lo confundieron con soldados que protegen a contrabandistas y narcotraficantes.

Hace algunos meses una comisión militar se topó con unos sospechosos que huyeron por las trochas. En el escape dejaron un bolso en cuyo interior encontraron tres cabezas humanas.

Lee también: ¡Me voy y remato todo! La nueva y mortal estafa por Internet

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here