Termómetro Económico

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Termómetro Económico Su herramienta Económica, Gerencial, Financiera y de Negocios

Econofísica versus Patafísica Económica

La economía (del griego: oikonomía, oikos de casa y nomos de ley – Administración del hogar) es casi tan antigua como el ser humano. Originaria de las civilizaciones de Mesopotamia, el imperio romano, las civilizaciones árabes, persas, chinas, indias y la antigua Grecia (Platón introdujo en ella el estudio del comercio y a Aristóteles se le considera como el primer economista analítico). Es transversal a la vida humana y transdisciplinaria. Su relación íntima con la medicina, se remonta a la publicación de la “Tableau économique” que describe el flujo de dinero por la sociedad, como si del flujo sanguíneo del cuerpo humano se tratara, por parte del médico François Quesnay, el padre de la fisiocracia en 1758. Apenas unos años después de que nuestro  paladín ego maniaco padre del movimiento de los cuerpos celestes y de la física clásica, fuera nombrado intendente de la casa de la moneda en la Inglaterra de 1696 por la reina Ana, para que la ejerciera. Me refiero al luego nombrado Sir, Isaac Newton. En torno de la burbuja de los tulipanes (la primera burbuja financiera conocida) se le atribuye la frase “puedo predecir el movimiento de los cuerpos celestes, más no la locura de la gente” (no contaba con modelos probabilísticos o estocásticos. Éstos sí que ayudan a predecir la “locura de la gente”). Otro ejemplo, es el físico y matemático Daniel Bernoulli que en 1738, publicó su libro titulado “exposición de una nueva teoría para medir el riesgo”. Al mismo tiempo (1749), el “economista” Gottfried Achenwall, acuñaba el término alemán Statistik (datos del Estado) para nombrar a lo que conocemos hoy como estadística. Y yendo al grano, la “econofísica” es la aplicación de modelos físicos a la economía. Principalmente de modelos estocásticos, los no deterministas. Sin embargo, algunos modelos clásicos han sido de utilidad.

¿La econofísica cómo funciona?

La econofísica es la física aplicada a la economía. Los fenómenos económicos han tenido históricamente saltos y picos tremendos que sobre pasan cualquier intento de modelaje determinista por parte de la economía clásica. Los modelos deterministas se basan en supuestos que pasan a considerar racionales y determinantes del comportamiento económico de las personas. Y este razonamiento tiene debilidades evidentes. Por otra parte, el problema del Bar “El Farol” diseñado por Brian Arthur en 1994, ilustra el problema que representa el uso de modelos deterministas. En resumen, en Nuevo México (Santa Fe) hay un bar donde a todos gusta ir. Si el bar sobrepasa el 60% del pueblo, se vuelve incomodo, y si no lo sobrepasa, se disfruta a lo grande. Si todos usan el mismo modelo determinista para decidir ir, obtendrán el mismo resultado, creando las únicas dos opciones de abarrotar el bar, o dejarlo vacío. No es efectivo el método. Es así como se introduce la necesidad de aplicar modelos probabilísticos o estocásticos, a la solución de problemas como el descrito. Modelos desprendidos de la mecánica cuántica, la teoría del caos entre otras. Nuestro exponente criollo en esta tarea es Ricardo Haussmann, quien se licenció en física aplicada para luego doctorarse en economía. Es suyo el concepto económico de “el pecado original”, relacionado con el financiamiento de los países emergentes en monedas duras, y se ha dedicado a estimar el crecimiento de las economías. En este sentido, creó junto a César A. Hidalgo, el índice ECI (Economic Complexity Index), que puede predecir el crecimiento económico con  estimaciones más ajustadas que las del Banco Mundial. En fin, los bancos de inversión en USA, reclutaron físicos jóvenes para entrenarlos en trading e inversión en títulos valores en la última década de los noventa y la primera del 2000. Y siguen apareciendo disciplinas hibridas o interdisciplinas en el campo económico como la “neuroeconomía” que se enfoca en la toma de decisiones en situaciones de incertidumbre. Se ha desdoblado en neurofinanzas, neuromárketing, y otras.

¿Y la patafísica?

Tomó su nombre de la obra póstuma (escrita en 1898 y publicada en 1911) de  Alfred Jarry, titulada “Gestas y opiniones del doctor Faustroll, patafísico”. La palabra “patafísica” es una contracción de epí ta metá ta physiká), que se refiere a: aquello que se encuentra “alrededor” de lo que está “más allá” de la física, y Faustrol es una combinación del nombre de la obra de Goethe “el Fausto” y los troles. La patafísica es la unión de los opuestos. El mundo complementario conformado por las excepciones. El mundo real es apenas la excepción de la excepción. La regla es lo extraordinario. La definen como la ciencia de las soluciones imaginarias. En 1948, como burla a las academias de arte y a los colegios de ciencia, se funda el Colegio de Patafísica en París. Algunas de las personas vinculadas a dicha institución, fueron Umberto Eco (el autor de “El nombre de la rosa”), Joan Miró (uno de mis pintores favoritos. Representante del surrealismo),  el poeta francés autor de “Paris est tout petit” Jacques Prévert y el padre del teatro del absurdo Eugène Ionesco. Existen colegios de patafísca en distintos países. En argentina, por ejemplo, existe el Longevo Instituto de Altos Estudios Patafísicos de Buenos Aires.

El 25 de septiembre de 2009, BBC Mundo publicaba un artículo titulado “Patafísica, la ciencia de lo inútil”, en el cual refiriendo a Rafael Cippolini (del Longevo Instituto de Altos Estudios Patafísicos de Buenos Aires) da algunos ejemplos de su ejercicio, como la locuacidad de un recipiente hermético o la maldad desatada de una olla con tapa. “no hay labor más loable que dedicarse a pensar sobre la inutilidad”. “Bienvenidos al Curso Superior de ‘Patafísica en 4.290 segundos, en el que filósofos, artistas y curiosos … investigan ´El sex appeal de las soluciones imaginarias´”. Y concluye Cippolini “Buscar lo insólito y lo extraordinario obliga a distinguir lo que se ha vuelto estándar y ´normal´, por costumbre o por mandato. Estudiar lo inútil permite comprender lo que una sociedad considera valioso e indispensable.” La patafísica es la única ciencia capaz de definir la superficie de Dios: “el punto tangente entre el cero y el infinito”.  Y sobre bibliografía, a la bien documentada del fundador (Alfred Jarry, A Pataphysical Life), de Alastair Brotchie (MIT Press, 2011), se añade Pataphysics, A Useless Guide, de Andrew Hugill, también publicado por la célebre editorial universitaria de Cambridge, Massachusetts.

¿Y cómo se aplica a la economía esta ciencia

de soluciones imaginarias e inútiles?

Imagina lo que se ha vuelto extraordinario en la economía venezolana por ejemplo. Imagina la utilidad o la inutilidad de las medidas económicas anunciadas en estos últimos años. Hagamos patafísica económica para darle un vuelco a nuestra realidad. Patafísica económica en el abasto, en las universidades. Creemos la escuela de patafísica económica, cátedras de patafísica económica, doctorémonos en patafísica económica. Queda a tu imaginación querido lector patafísico económico, construir un mundo donde el estado de cosas existentes, cambie por aquello que nos pudiera parecer imposible ahora, y por tanto, inútil de imaginar, planificar y diseñar. Aun cuando la patafísica no pretende cambiar las cosas, sino la percepción de ellas, una de sus paradojas, es que la patafísica transforma a la persona, y por tanto, a su mundo, y así va transformándolo todo. Sin buscar transformar nada, lo transforma todo. Nunca ha sido tan necesaria esta ciencia que estudia lo inútil.

Correo electrónico: termometroeconomico500@gmail.com, twiter: [email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.