!Una tablet! El último deseo de los ancianos condenados por el coronavirus

Los adultos mayores enfermos terminales que se encuentran aislados sólo desea realizar una videollamada para despedirse de sus hijos.

1178
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Último deseo - Notitarde
Los ancianos aislados y condenados a morir sólo piden una tablet para despedirse de sus nietos e hijos. Foto: Agencias

Notitarde.- Italia es el país más afectado del mundo con la pandemia y sobre todo los ancianos terminales infectados con coronavirus cuyo último deseo es una tablet.

Pacientes en el hospital San Carlo, en Italia, se despiden de sus parientes por medio de tabletas electrónicas. Otros estaban concienets que su final estaba cerca, pero no pudieron despedirse de sus familiares tras la cuarentena por el coronavirus.

La idea surge del doctor Cortellaro, jefe del hospital. Contó el dolor de las personas que ingresaron solas al hospital y que se fueron en total soledad. Conscientes de lo que estaba por suceder y de falta de medios tecnológicos para hacer videollamadas a familiares, sólo pedían una tablet.

Esa era su último deseo. A través del doctor y del partido demócrata en Milán se entregaron tabletas a los ancianos enfermos. Aislados por coronavirus tienen prohibidas las visitas. Sin embargo, ahora pudieden despedirse de sus seres queridos.

El coronavirus no se detiene en Italia y registra hasta el momento 5476 muertos. En el medio de toda esa angustia, se lanzó la campaña «El derecho a decir adiós». La iniciativa busca que los pacientes que se encuentren aislados puedan despedirse de sus familiares a través de videollamadas.

El último deseo

La tecnología se convierte en la oportunidad para el último saludo. La realidad en Italia indica que las personas mayores de edad se encuentran, en muchos casos, solas en las camas de los hospitales. Tienen poca expectativa de sobrevivir a la pandemia. Sólo están acompañados principalmente por los profesionales de la salud.

«¿Sabes qué es lo más dramático? Ver a los pacientes morir solos, escucharlos mientras te ruegan que les digas adiós a sus hijos y nietos «, reconoció una doctora.

La médica también señaló que una mujer le había pedido ver a su nieta. Entonces, Cortellaro sacó su teléfono y la llamó por video. «Se despidieron. Poco después, ella se fue», dijo. Ese fue su último deseo en esta vida.

El crudo relato de la médica motivó la iniciativa para que aquellas personas mayores que se encuentran aisladas tengan, al menos, la posibilidad de despedirse. De esa manera, se repartieron 20 tablets en el Hospital San Carlo que permiten hacer videollamadas. A la iniciativa se la bautizó «El derecho a decir adiós».

Lee también: Así es la asquerosa sopa de murciélago que provoca el mortal coronavirus

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.