Cerraron autopista El Palito-Morón por fuga en la refinería

Alrededor de las 3:00 pm trabajadores trataban de controlar la planta de craqueo catalítico (FCC) y se originó una fuga que se hizo incontrolable.

Cerraron autopista El Palito-Morón por fuga en la refinería
La alarma cundió en Puerto Cabello, cuyos habitantes vieron esta vez una columna de humo blanco. Foto: Cortesía.

Carabobo-. Cerraron autopista El Palito-Morón por fuga en la refinería, en la tarde de este viernes.

Al respecto, alrededor de las 3:00 pm trabajadores trataban de controlar la planta de craqueo catalítico (FCC) y se originó una fuga que se hizo incontrolable, de un producto que aún no se determina si es gasolina o alquilato, y que obligó al cierre de la autopista El Palito-Morón al tiempo que encendió las alarmas, según reseñó El Pitazo.

Asimismo, luego de un estruendo se produjo la fuga después que los técnicos de operaciones de la refinería empezaron a aumentar la producción de gasolina de la planta de FCC, que habían logrado reiniciar anoche, lo que causó que empezara a vibrar el tren de arranque y se fue el calderín.

Crisis de gasolina continua agravándose en Carabobo

La mayoría de las estaciones de servicio se encuentran cerradas

Cerraron autopista El Palito-Morón

De igual manera, la humareda y el fuerte olor a gasolina impregnaron de inmediato el área adyacente a la refinería, los barrios La Playa, El Carmen y Taborda. Los conductores que a esa hora circulaban por la autopista Puerto Cabello-Morón y Puerto Cabello-Valencia, cercanas la refinería El Palito, fueron obligados a devolverse.

Por su parte, la Seguridad de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) pidió auxilio a los cuerpos de seguridad y rescate de Carabobo, al lugar se presentaron; agentes policiales que acordonaron la zona y restringieron el paso de vehículos por las autopistas. A las 4:30 pm aún el paso vehicular se mantenía restringido en el área.

La alarma cundió en Puerto Cabello, cuyos habitantes vieron esta vez; una columna de humo blanco y fuego que, a lo lejos, parecía propagarse hacia la autopista, distinta a la chimenea de la refinería que por estos días bota humo negro.