Te enseñamos como hacer una perfecta salsa de tomate casera

Necesitaran muy pocos ingredientes, que pueden ser sustituidos y puedes añadir otros a tu gusto

Enseñamos-Notitarde
Obtendremos nuestra propia salsa de tomate casera, deliciosa y que nada tiene que envidiar. Foto: Agencia

Receta.- Te enseñamos como hacer una perfecta salsa de tomate casera. Necesitaran muy pocos ingredientes, que pueden ser sustituidos y puedes añadir otros a tu gusto. Muy fácil de hacer, aunque no tan rápida.

No es necesario estar encima de la elaboración constantemente. Al final, obtendremos nuestra propia salsa de tomate casera, deliciosa y que nada tiene que envidiar a la comercial.

Te enseñamos a preparar un brazo gitano de impacto

La suavidad del bizcocho, más la textura del arequipe, convierten su degustación en toda una experiencia

Ingredientes:

  • 2kg de tomate triturado o 2 kg de tomates
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 pizca de azúcar
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva

Te enseñamos

Preparación:

1.- En una cazuela alta u olla, ponemos a calentar a fuego suave un chorrito de aceite de oliva. Añadimos la cebolla, el pimiento verde y el ajo bien picados. Salpimentamos y cocinamos ambos ingredientes durante unos 10 minutos, removiendo con frecuencia

2.- Cuando la cebolla esté transparente y blanda, añadimos el tomate triturado. Puedes añadir también 2kg de tomates, pelados y sin pepitas pero, para agilizar y facilitar un poco la receta, recomiendo hacerlo con tomate triturado. Si lo haces con tomates enteros, cocinamos otros 20 minutos antes de seguir con el siguiente paso

3.- Si lo hacemos con tomate triturado, directamente añadimos la cucharada de pimentón, la pizca de azúcar, para eliminar el exceso de acidez del tomate, y alguna otra especia a tu gusto, si lo deseas (tomillo, romero, orégano, albahaca, perejil, una hoja de laurel….). Tapamos y cocinamos a fuego suave durante alrededor de una hora

4.- Pasado el tiempo, cuando la salsa haya espesado un poco y haya habido concentración de sabores, rectificamos de sal. Finalmente, si no quieres encontrarte pedacitos de verdura, puedes triturarlo todo. Si no, puedes dejarlo así, tal y como está.