Te enseñamos a preparar un suave bizcocho de mango

Con esa pulpa de la fruta se pueden preparar deliciosas mermelada

Enseñamos-Notitarde
Cuando salga limpio, retirar del horno y dejar enfriar. Foto: Agencia

Receta.- Te enseñamos a preparar un suave bizcocho de mango. Con esa pulpa de la fruta se pueden preparar deliciosas mermeladas, rellenos de tartas y más.

Aprende a preparar tu propia leche evaporada en casa

La leche evaporada es un ingrediente necesario para preparar diversas recetas tanto dulces como saladas

Para su incorporación a las recetas, es importante que el mango tenga su punto justo de madurez.

Ingredientes:

 

  • 2 tazas de harina
  • 3 huevos
  • 1 ¼ taza de azúcar
  • 2 tazas de mango cortado en trocitos pequeños
  • ¾ taza de aceite vegetal
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 2 cucharadas de mantequilla

Te enseñamos

 

Preparación:

  1. Escoger mangos frescos y maduros. Lavarlos, quitar la cáscara y separar la pulpa de la semilla. Cortar la pulpa en trocitos muy pequeños y triturarlos con un tenedor.
  2. Precalentar el horno a 200°C. Mientras se calienta, preparar la masa del bizcocho.
  3. En un recipiente, cascar uno a uno los huevos. Batir cada huevo durante 1 minuto.
  4. Agregar el azúcar poco a poco. Luego el aceite vegetal y batir durante dos minutos más.
  5. Añadir a la mezcla el yogurt natural. Batir durante otro minuto.
  6. En un recipiente aparte, echar la harina a través de un colador Una vez cernida, añadir la cucharadita de polvo de hornear y mezclar bien.
  7. A esta mezcla líquida, agregar la harina de trigo de manera pausada hasta obtener una masa homogénea.
  8. Agregar la pulpa de mango, ya triturada. Batir unos minutos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
  9. Derretir un poco la mantequilla para engrasar el molde donde se horneará el bizcocho.
  10. Espolvorear una cucharada de harina y cubrir la superficie del molde para evitar que se pegue el bizcocho.
  11. Verter la mezcla al molde y hornear durante 45 minutos a 200 °C.
  12. Pasado este tiempo, revisar el término del bizcocho, introduciendo un palito o un mondadientes. Cuando salga limpio, retirar del horno y dejar enfriar.
  13. Desmoldar y servir