Dos mujeres genetistas ganan el Premio Nobel de Química

Las científicas recibieron este miércoles el Premio Nobel de Química por sus investigaciones sobre las “tijeras moleculares”

Dos mujeres genetistas ganan el premio Nobel de Química
Las dos genetistas y su equipo describieron en la revista Science una nueva herramienta con la que se podía simplificar el genoma. Foto: Agencia.

Ciencia y Tecnología-. Dos mujeres genetistas ganan el premio Nobel de Química, la francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna.

Al respecto, las científicas recibieron este miércoles el Premio Nobel de Química por sus investigaciones sobre las “tijeras moleculares”, un avance “revolucionario” para modificar los genes humanos y reescribir de alguna manera el ADN.

Venezuela presentó metodología científica contra COVID-19 ante la Celac

La información la ofreció la ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez

Asimismo, el galardón quiere recompensar “un método de edición de genes” que “contribuye a desarrollar nuevas terapias contra el cáncer y puede hacer realidad el sueño de curar enfermedades hereditarias”, subrayó el jurado en Estocolmo.

De igual manera, la francesa, de 51 años de edad, y la estadounidense, de 56, se convierten así; en la sexta y séptima mujer que ganan un Nobel de Química desde 1901.

Premio Nobel de Química

En junio de 2012, las dos genetistas y su equipo describieron en la revista Science una nueva herramienta con la que se podía simplificar el genoma. El mecanismo se llama Crispr/Cas9 y es conocido como tijeras moleculares.

Por otra parte, si la terapia genética consiste en introducir un gen normal en las células que tienen un gen con problemas, como si fuera un caballo de Troya, para; que haga el trabajo del gen que no funciona, Crispr va más lejos: en lugar de añadir un gen, modifica el gen existente.

“La posibilidad de cortar el ADN donde se quiera ha revolucionado las ciencias moleculares. Solo la imaginación fija los límites del uso de esta herramienta” indicó el jurado.

Su uso es fácil, barato y permite a los científicos ‘cortar’ el ADN exactamente donde quieren, para por ejemplo corregir una mutación genética y curar una enfermedad rara.