David Mendoza Yamaui presenta “33 cometas donde el cielo escasea”

El poeta William Osuna y la artista dramaturga María Riera, relatan a través de su lectura del libro, lo que David Mendoza Yamaui presenta en su primer poemario 

David Mendoza Yamaui – Notitarde

 Caracas.- David Mendoza Yamaui presenta “33 cometas donde el cielo escasea”, un poemario que invita a transitar pasajes anclados a la reflexión y el desaliento.

Termómetro Económico

Es la academia virtual que te permite acceder a la sociedad del conocimiento

A través de su lectura, dos expertos en la materia nos describen un poco el contenido del libro “33 cometas donde el cielo escasea”.

Para el reconocido poeta William Osuna, actual Presidente de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, en este libro de poemas, escrito por David Mendoza Yamaui, la vida pasa y se aligera.

Continúa diciendo que en el libro, las palabras no piden tregua en el reposo, avasallan desde la realidad inmediata, develando el ser de las cosas. En su devenir, cada vocablo busca su verdadero rostro en lo oscuro del poema. “No digo que nos entrega bruñidas maderas y perfecciones teologales, sino que allí, las cosas suceden, en galope frontal, contra sus molinos de viento”.

Osuna indica, que entre los poemas el erotismo y la reciprocidad del amor, ambos tópicos avanzan en común distancia en la memoria. Cada vocablo atraviesa un orden ético, fundando una hermenéutica del cuerpo. Los poemas se disuelven en desafío vertiginoso, conforman espacios autónomos, resueltos en sus diversos planos temáticos y recursos estructurales.

David Mendoza Yamaui

David Mendoza Yamaui – Notitarde

 

Para el poeta, sus múltiples tonalidades permiten ser fijadas en relación dialéctica entre el afecto y su contrario; las palabras ascienden de lo evanescente hacia trazos más firmes.

Explica, “Mientras más nos adentramos en el poema, lo contemplado pretende conducirnos hacia los lugares tradicionales de la poesía: la noche, el cortejo lúdico, la piel de la cebolla emparentada con el cuerpo de mujer, la llanura con su luna febril, el cartel biográfico, conforman lo poseído”.

Como lector, William Osuna le dice al autor David Mendoza Yamaui, “tu libro, como todo libro de poesía, me compromete, en las interrogantes, que giran a un lado de esta condición tan singular. Más allá de la exégesis de los poemas, que quedan en la memoria entre sus signos particulares, espero sepas defender lo que aquí he comentado. Por mi parte, como Sifosis anudado a su peñasco, convencido por la metafísica del eterno retorno, sé que estoy condenado al oficio de vivir. En ese transcurrir resuelvo mis nadas”.

Asimismo, María Riera, artista, curadora, dramaturga y actual coordinadora de publicaciones de la Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG),  ha descrito la publicación del poemario con las siguientes palabras:

“Un poeta como David Mendoza Yamaui (Caracas, 1973) recibe con inmensa alegría la noticia de que su labor sostenida, producto de una vocación temprana y apasionada, se convierta hoy en su primer poemario: selección cuidadosa de 33 poemas, en plena madurez expresiva”.

David Mendoza Yamaui

David Mendoza Yamaui – Notitarde

Expone Riera, que para el público lector, también es el encuentro con la sorpresa, en tiempos de aislamiento y de incertidumbre, de una voz poética que se levanta, se mantiene viva, creativa y estimulante. No deja de ser un hecho de reconocimiento y agradecimiento.

Detalla que la poesía extendida a lo largo de 33 cometas donde el cielo escasea, es una invitación a transitar pasajes de nocturnidad y erotismo; así como de vida, del disfrute del cuerpo y la sensualidad, anclados al mismo tiempo y con singular acierto  a  la reflexión y el desaliento.

David Mendoza Yamaui tiene la virtud de armonizar “naturalmente” aspectos ¿incompatibles? como su formación en economía, administración y finanzas -de cuyas disciplinas es docente- su actividad como articulista y editor en el ámbito económico, con la afición por la música y  su vocación poética.

Alguna vez, el poeta, filósofo y escritor Rabindranath Tagore (1861- 1941) afirmó, que cada vez al nacer un niño trae consigo la esperanza de que Dios no está aún decepcionado de los hombres. Sucede lo mismo cuando aparece un nuevo poemario. Léanlo y conozcan la voz de este poeta, agregó María Riera.