Virgen del Socorro…. ¡Auxilianos!

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Esta semana los valencianos y los carabobeños nos reencontramos a los pies de la Virgen del Socorro. El Fórum de Valencia fue el lugar propicio para que todo el liderazgo de este estado estuviera allí. Estaba el Gobernador, los alcaldes, también las autoridades universitarias, representantes de gremios, sindicatos, cámaras empresariales, dirigentes políticos, medios de comunicación, intelectuales, académicos, artistas y las gradas estaban llenas de la feligresía popular a la que nos convoca la Virgen María.

Allí, en ese momento de oración, las barreras de nuestros conflictos desaparecieron brevemente. El milagro de la fe, cobijados por el manto sagrado de la virgen, fue sentirnos todos igualmente pecadores y sentir el deber de redimirnos. Ese breve instante de unidad, estoy convencido, no debe ser exclusivamente experimentado frente al altar un día al año, puede ser permanente, cotidiano, en todo lugar y momento.

¿Los hijos de Dios, todos iguales ante él, hermanos y hermanas, no podemos respetarnos, tolerarnos y trabajar juntos? ¿Es posible la reconciliación entre quienes nos hemos hecho daño durante mucho tiempo? El rostro de la Virgen del Socorro, expresión de un infinito dolor, nos comunica también una infinita capacidad de perdón y, por tanto, la respuesta a esas interrogantes es que si. Sí podemos reconocer errores, sí podemos corregir el rumbo y sí podemos perdonar.

Espero que todos mis lectores puedan compartir conmigo mi pedimento a la Virgen del Socorro. Madre de Dios, ¡Auxilianos!. Ilumínanos el entendimiento, transforma el resentimiento en comprensión, ayúdanos a encontrar caminos para reinstituir la democracia; el gobierno del pueblo, con el pueblo y para el pueblo; ayúdanos a poner fin a la violencia, el miedo, la persecución y la cárcel que tantas víctimas inocentes sufren. Intercede por nosotros ante tu hijo, Jesucristo, para que nos proporcione la fuerza para poner fin a la crisis humanitaria compleja, al hambre, a la enfermedad que tantos carabobeños y venezolanos padecen.

Virgencita concédenos la capacidad de lograr que el trabajo digno y honesto del obrero le permita alimentar a su familia, educarla, sanarla y crecer felizmente. Proporciónanos el regalo divino de una transición política en paz, en legalidad, con garantías, de la dictadura a la democracia. No permitas que las bajas pasiones, propias de nuestra imperfecta naturaleza, dominen nuestra palabra y acción, antes bien, permítenos usar la razón (pequeño trozo divino en nuestras almas) para alcanzar consensos fundamentales que abran las puertas del futuro.

Madre en misericordia, aleja de este pueblo noble la sombra tenebrosa del odio. Aún más, que nuestros hijos y nietos no hereden los conflictos infértiles del presente. Permite a esta generación regalarle a la posteridad un país con estado de derecho, respeto por la vida y garantías cívicas con las que se soporte la prosperidad, los derechos humanos y la fraternidad entre los venezolanos del mañana.

Divina madre, permite a tu pueblo expresar sus dolores colectivos de forma cívica y pacífica en las calles como lo estaremos haciendo este sábado 16 de noviembre. Cubre con tu manto sagrado al que exige derechos, protégelo de la maldad y guía sus pasos para que sus demandas de libertad sean satisfechas. ¡Que así sea!

Rubén Limas

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.